Una regla sencilla

Está mal, debe estar bien.

Es una regla sencilla que no necesita muchas explicaciones, pero que puede transformarlo todo. Si algo está mal, ponlo bien, sin dudas, sin dejarlo para luego. Los beneficios para cada cosa que rectifiques puede que sean pequeños individualmente considerados, pero el efecto acumulado es siempre transformador.

Si se aplica ambiciosamente.

No lo dejes para luego, si ves que algo está mal, ponlo bien.

Miguel de Luis Espinosa