Publicado en realización personal

Dirección General de Perdeduría de Tiempo

—Buenos días, he venido a perder mi tiempo, ¿me daría número?

—Oh, sí, ¿cómo no? ¿desea instalarse este nuevo juego o quizás darle una nueva oportunidad a su viejo juego?

—Um, veamos, el caso es que no lo había pensado

—¿No?, bueno, ¿por qué no navega un momentito por Internet mientras lo decide? Seguro que encuentra algo que le interese y si no, mientras tanto, ya ha perdido usted el tiempo.

—Oh, excelente idea, ¿me da número para el Negociado de Internet?

—Como no, por favor, espere mientras navega sin rumbo.

Sigue leyendo “Dirección General de Perdeduría de Tiempo”

Publicado en productividad, realización personal, sabiduría

Treta procrastinadora artera y malvada

Tengo otra treta artera y malvada que enseña a emplear la procrastinación en tu beneficio. Esto es, por supuesto, solo con fines educacionales, guiño, guiño, en absoluto querrás emplearlo sobre ti mismo o sobre otro.

Imagina que tienes un pequeño defecto. Digamos visitar páginas web mientras deberías estar trabajando. O comer dulces en vez de mandarinas. Estas luchando contra los dulces, y los dulces van ganando por goleada. Sí, te resistes un poco, para que no se diga, que han ganado sin lucha.

El truquito artero y malvado es decirte a ti mismo que, sí, ya te comerás ese donut, pero “más tarde”, “un poquito más tarde”, “cuando tenga tiempo”, “quizás mañana” y cosas así.

A mí me funciona.

Foto Good morning to you CC -by Tony Fischer

Publicado en productividad, realización personal, sabiduría

Lo primero y último

> Nota: Publiqué este artículo en Esfuerzo y Dedicación. Prometí a mis suscriptores no publicarlo en abierto hasta pasado un año. Ese año ha pasado.

La vieja pluma

Escribo desde el jardín de mi casa; una bandeja de té, un cuaderno un tintero y la vieja pluma de padre son mis únicos compañeros. De la imagen idílica sólo se escapan los esfuerzos que necesite para mojar el plumier en la tinta. Y es que, de tan escaso uso, la tinta del tapón lo había pegado al tintero. La anécdota me sirve de primer ejemplo práctico de esfuerzo y dedicación. Ante la frustración de no poder abrir y el miedo a mancharme podría haber abandonado todo el trabajo, buscar un bolígrafo o reventarme las muñecas hasta vencer la resistencia del tapón. No se me ocurrieron otras opciones.

Mi motivación me impidió abandonar; tengo un lector a quien servir y niños a quien ayudar. Si tuve esta tentación, no fue otra cosa que esa reacción al miedo que llamamos procrastinación; dejar para otro momento lo que consideramos difícil, pero ya conozco a ese mentiroso y sé como ponerlo en su lugar. En cuanto a no buscar el bolígrafo, hablaré luego; por ahora diré que la elección de los materiales tiene mucho que ver con el propósito de esta carta. Quedémonos ahora en por qué no forcé el tintero e ilustremos así un primer malentendido.

Esfuerzo y musas

Trabajo, esfuerzo y dedicación se apartan de la tozudez. Deben ser más bien imaginación, conocimiento e inteligencia. La maña también está en el arsenal de la perseverancia. De niño, inspirado por los arquetipos de las películas, llegué a pensar en el esforzado como un buey: fuerte y constante, pero necesitado de guía, falto de imaginación, carente de carisma y toda brillantez. Tanto es así que creía que debía esperar a la inspiración como quien confía en un milagro. Sin esta magia era imposible hacer nada importante; por tanto crear era confiar en la suerte de haber nacido genio. Mi superstición peor era la fe en la inspiración del último minuto.

Sigue leyendo “Lo primero y último”

Publicado en estudiantes, productividad

Miedo a hacer los trabajos

Este post es respuesta a un [comentario](http://sabiavida.com/como-hacer-los-deberes-rapido-y-bien/#comment-354397435) de Archermsn. También puedes preguntarme a través del formulario [¿alguna pregunta?](https://sabiavida.wufoo.com/forms/z7x3k1/)

Hola [Achermsn](http://sabiavida.com/como-hacer-los-deberes-rapido-y-bien/#comment-354397435), verás, hay varias causas por las que dejamos las cosas para el final. Esto está estudiado y se llama [procrastinación](http://es.wikipedia.org/wiki/Procrastinaci%C3%B3n) –apunta la palabra por si quieres buscar más información––, y le pasa a casi todo el mundo. No es que tú seas vago, ni raro, ni tengas nada roto, ¡bienvenido a las personas normales!

En mi experiencia la más común es el miedo; por eso suele pasar con los trabajos grandes del colegio. Incluso cuando escribo un artículo que me cuesta un poco más de lo normal tengo tentaciones de dejarlo para otro momento. Por ejemplo este mismo artículo; quiero escribirlo rápido para poder responderte pronto pero claro por eso mismo me podría salir mal y me da un poco miedo. Para que veas que es una cosa que siempre está ahí.

Otras veces, y ésta también es común entre los estudiantes, es lo contrario al miedo: el exceso de confianza. Bah, esto lo hago yo en medio minuto y luego resulta que necesitabas más o se te estropea el ordenador a mitad.

## Bueno, ¿qué podemos hacer para hacer las cosas?

Sigue leyendo “Miedo a hacer los trabajos”