Publicado en Guille

19 de noviembre, diario de Guille

Querida persona desconocida, la isla ha estado muy oscura todo este día, aunque ha hecho un poquitito más de calor que ayer (creo). Laika no ha querido jugar y eso me pone triste. Podría estar enferma, la antesala de la muerte y eso sería muy malo, la primera muerte (de un amigo) en mucho tiempo. Heather está bien, Brian y Brianbrian también, los demás niños y adultos bien. Eso me consuela un poco, pero aun así me encuentro triste.

Por lo demás el día ha sido normal, trabajando con las gallinas y las demás cosas de supervivencia. Sobre buscar cosas nuevas mamá ha dicho que lo pensará. Sobre aventuras en kayak Sargento mamá ha dicho que ahora son peligrosas, como mucho hacer tareas de pesca (poner y quitar nasas) y cosas así. (¿Notas que he escrito mamá la primera vez y Sargento mamá la segunda? Es mi venganza… un poco ridícula.)

Ahora, en serio: vamos a ver si Laika se pone bien. Ha sido muy buena amiga y mi salvación en días peligrosos.

Publicado en Guille

18 de noviembre

Querida persona desconocida, hoy ha sido un día seco y frío. No hemos tenido ni quince minutos de lluvia seguidos y hemos visto nacer y ponerse el sol, de tan pocas nubes que hay. Por la noche me quedé junto a la ventana por si veía la aurora boreal, pero no hubo suerte. Fantasma Papá dice que en un año bueno se pueden ver las auroras boreales desde el norte de Escocia, pero no debe ser un año bueno, o un día bueno.

Hemos aprovechado para sacar las últimas cosas del contenedor pero no hubo suerte, no eran sino cajas con papeles llenos de números que no nos decían nada. Además estaban todos húmedos y no van a ser muy útiles para escribir, aunque Sargento Mamá nos mandó sacarlos así en plan autoritario porque dice que los podemos reciclar. Y ya me dio miedo porque cuando dice “podemos” quiere decir principalmente yo, —lo que es justo porque soy quien más usa el papel, pero es que no tengo ni idea de cómo hacerlo.

Publicado en Guille

16 de noviembre, diario de Guille

Querida persona desconocida, hoy te puedo dar muy buenas noticias y es que Heather amaneció muy bien y siguió así todo el día. Esto significa que me relajaré en unos días y tendré uno de mis ataques de mi locura personal, pero no es tan grave. Y a lo mejor ni eso, ya la ultima vez que estaba seguro de que me pasaría al final no me pasó lo de perder el sentido y ponerme a llorar automáticamente. Pero hoy todo ha sido espectacularmente maravilloso. Y esa maravillosidad se divide en siete acontecimientos:

  1. Heather nos dio un beso, a Laika y a mí, antes de ponerse los zapatos. Y se puso a reír y a cantar, pero no como una loca ni nada de eso, sino como una niña feliz y cantarina.
  2. Ha salido el sol en medio de las nubes y el agujero en las nubes ha seguido al sol todo el día, por lo menos cada vez que he mirado (y lo hice muchas veces). ¿Qué probabilidad hay de que pase eso?
  3. Ha llegado un contenedor flotante a la playa. Debe haberse caído de un barco abandonado o algo así y aunque estaba casi hundido cuando llegó y medio lleno de agua, nos pudimos divertir mucho sacando las cosas inútiles que traía. (Según los adultos son piezas de ordenador estropeadas y no las sacamos todas porque eran demasiadas).
  4. Encontramos una cría de foca y se ha hecho mi amiga. (No eso es mentira, son solo mis sueños. Lo que pasó de verdad es que mientras sacábamos las cosas del contenedor nos rodearon las focas y hasta las crías se nos acercaban para ver las sorpresas… Afortunadamente para ellas no teníamos ni hambre ni rifles cerca; creo que están un poco locas).
  5. Brian (no confundir con Brianbrian) se ha hecho mi amigo mientras sacábamos las cosas. Y esto es genial porque no soy muy bueno haciendo amigos de verdad. ¿Qué cómo sé que es de verdad? Pues lo sé. Y no tuve que planificarlo ni nada, salió así.
  6. Sargento Mamá ha vuelto a sonreír sin ninguna sombra de tristeza, ¿sabes? que se nota que es una sonrisa sin mentiras ni del tipo “todo va a salir bien” sino de “todo ya ha salido bien y va a seguir saliendo”.
  7. Todavía no hemos sacado todas las cosas del contenedor así que podría haber una grata sorpresa mañana. (Vale esto último no es un acontecimiento, sino una esperanza, pero a lo mejor hay un quad, o un kayak nuevo, o un robot, o… A veces mezclaban cosas en los contenedores, ¿quién sabe, querida persona desconocida?

Publicado en Guille

15 de noviembre, diario de Guille

Querida persona desconocida, hoy se me está pasando la tristeza por lo de la guerra de ayer. Brianbrian está muy feliz, pegado a sus padres como una cría de foca, sin ningún miedo. Heather no, no está bien. Tiembla y llora y he estado con ella todo el rato sin llorar. ¿Fantasma papá se sentía así de roto por dentro cuando a mí me pasaban cosas de recordar cosas de no ver (como que maten, hagan maldades, etc…)? Bueno hoy no me pasó nada porque tengo que ser el capitán, no el que manda, sino el que cuida, el Jesús, el que salva, el que entiende todo, aunque todo esto sea un poquito mentira. Es como en mi sueño del niño orco, salvo que Heather no esconde ninguna maldad, solo es miedo, solo horror

Sigue leyendo “15 de noviembre, diario de Guille”
Publicado en Guille

13 de noviembre, diario de Guille

Querida persona desconocida,…. ya se fueron, Sargento Mamá y los demás, hace más de seis horas. Está muy oscuro, son tiempos de noche y bruma, de oscuridad. Me repito, como siempre. Heather y yo nos hemos abrazado hace un rato, temblamos. Me parece que tengo más miedo que otras veces que ha habido peligro.

Creo que es porque hasta hace unos días tenía ilusiones de paz.

Y no quiero escribir nada más, voy a la chimenea con Brianbrian; Laika y Heather lo están consolando y no es justo que lo hagan solas.

Publicado en Guille

12 de noviembre

Querida persona desconocida, ayer además de mi sueño recordamos, otra vez, a los soldados muertos en la primera guerra mundial, y en las otras guerras. Es un poco raro, pero es la tradición aquí en Escocia, si esto sigue siendo Escocia. Cuando ha pasado algo tan tremendo como las muertes, cuando no hay casi nadie vivo del “mundo de ayer”, ¿existen todavía los antiguos países? Yo pienso que no, a las focas les da igual, el mar es igual, la tierra la misma y la lluvia sigue lloviendo como siempre.

Hoy ha hecho frío normal, poca lluvia que quiere ser nieve pero no lo consigue. Lo típico. Pero no es un día normal porque tenemos que protegernos de los orcos. Este es el plan, Sargento Mamá lo ha dicho. Mañana se van los adultos a la guerra, nosotros nos quedamos solos en la isla, a cuidar lo nuestro y preparados para huir, si podemos. Yo tengo un viejo rifle que estaba escondido, Sargento Mamá me ha enseñado a usarlo porque es como los que usaban en las guerras antiguas, tiene un cerrojo y hay que moverlo, pero no he podido dispararlo para conservar la munición. Heather tiene la pistola, creo que será más práctico. Bueno, que no lo sea, quiero que vayan a la isla Rumrum y no encuentren a nadie o que los orcos decidan irse o hacerse amigos, o algo bueno.

Quisiera que no fuera, pero irán. Los orcos, si lo son, son una amenaza, son la muerte, nos matarían si pudieran, o algo peor…

pero… puede que mi sueño de ayer significara algo,

me parece que voy a llorar

sí,

ya lo estoy haciendo… (miedo, por mamá)