Publicado en haiku

Recuerdos, haikú

flor espinosa

entre polvo y rocas

nace el rocío

Experimentando con este formato. La foto no es mía, pero de dominio público, el haikú está basado en un recuerdo de verano y no puedo viajar en el tiempo para fotografiarlo. Pero siempre tenemos la poesía.

Publicado en Diario, haibun, haiku

Montes en el asfalto, haibun

junto al árbol
montes en el asfalto
raíces libres

A las ocho de la mañana de hoy, 12 de octubre de 2019, salí para algo tan poco poético como hacer unos kilómetros en mi parque. Es muy buena hora el sábado porque ya se han ido los corredores más tempraneros y los niños aún no han llegado. (¿Es así en tu ciudad?) Así que puedo aprovechar para correr a gusto con la bici, sin tener que estar esquivando carritos de bebé, señores despistados y demás invasores del carril bici, que Dios confunda y ¡arggh! pirata. Sin olvidar las niñas de patines y bicicletillas de “ruedines” que, —teniendo todo el derecho del mundo,—dificultan mi correr. Pero a las ocho no hay casi nadie, hasta compartes una sonrisa con otro loco como tú que te encuentres a esa hora solitaria.

Pero nada es perfecto y los árboles que plantaron lanzan sus raíces bajo el delgado y estrecho asfalto del carril. Son raíces gruesas que empiezan agrietando el suelo y acaban por hacer surgir cordilleras en miniatura. Nada de particular, salvo cuando vas rápido en una bicicleta. Opciones: dos o esquivarlos o arriesgarse a salir volando. Soy ya demasiado maduro, por lo menos en años, para lo segundo, sobre todo porque nunca he sido precisamente un héroe del deporte, así que a esquivar y frenar, con la consiguiente frustración. Pero incluso esta pequeña rabia trae un poco de alegría: está bien que la naturaleza sea un poco rebelde.