Publicado en productividad, simplicidad

Ladrones y mendigos de atención

Libro de ingeniería abandonado
CC -by -nc -sa SnaPsi

Un viejo rajaba su voz a gritos, *”leed mi libro, leedme”* y su rastro era un arroyo de lágrimas. Y creía volverse loco porque encontraba su voz en cada esquina, pero es que en cada esquina se moría a pedazos otro loco como él.

## Una nueva riqueza

Tengo esa imagen en mente desde que me vino en un mal sueño. La atención se ha vuelto escasa. Cuando todo el mundo puede publicar gratis todo el mundo publica y lo difícil es llamar y fijar la atención. Ya no hay atención para todos y parece que nunca la habrá, creíamos que era libre como el aire y ha resultado cara como el oro.

## Ladrones y Mendigos

A veces la atención se roba; es la técnica del spammer y del malware; pero también del anuncio intrusivo que no viene a cuento y que ha sido diseñado precisamente para que sea visto por quien no queremos verlo y, de ser posible, caer en su engaño. Pero también está la página web diseñada como una nasa, como una trampa de atención en la que es muy fácil entrar pero sicológicamente muy difícil de salir, y también cuando se busca aumentar artificialmente el tiempo de permanencia en la web, como un supermercado que obliga a hacerte pasar por todos los pasillos de cosas inútiles para poder comprar las esenciales.

Estoy en contra de todo esto porque supone disminuir para el usuario. ¿De verdad merece la pena leer “gratis” cuando ese gratis me roba tiempo? No quiero pagar ningún impuesto sino aprovechar aquello que

Pero a veces la atención también se mendiga. Son los pequeños enlaces de “sígueme” que nos siguen a todas partes; los “porfa RT” de twitter transmitidos a quienes ese mensaje carece de valor[^1]; o los botoncillos que saltan rogándote que compartas en miles de redes sociales creyendo que su triunfo reside en tu voluntad.

Quizás así se consiga algún triunfo.

## La alternativa honesta

Pero puede ser que también para cosechar esta riqueza, tu atención, la clave esté en el trabajo. Es lo que espero estar haciendo.

Seguramente la clave no está exclusivamente en la calidad del texto. Sí hay que dar a conocer la obra al mundo; tampoco tiene sentido dejar morir la obra en un cajón para que pronto o después acabe en la basura. Pero puede hacerse honestamente: “Este es un anuncio de mi siguiente novela y te gustará leerla por esto y por lo otro, he dedica todo este tiempo a escribirla y habla sobre este tema que es tan importante para mí por esta experiencia que he tenido o por estos sueños”.

Así no te unirás a los viejos de las esquinas que se mueren a pedazos dejando un rastro de lágrimas y rompen su voz a gritos: *”leed mi libro, leedme”*.

[^1]: “Aquí mi artículo sobre coches formula 1”, y se lo mandas a un ecologista acérrimo.

Publicado en productividad, simplicidad

Wren o como twitear sin que te twiteen

Hola, no me pagan, pero me da igual, os voy a dar la monserga con un bonito anuncio de [Wren](http://wrenapp.com), mi programa de twitter favorito para Mac.

> Sólo para Mac, se siente.

Es minimalista, tanto, que no te deja recibir ningún twit. En realidad lo único que puedes hacer es enviar un twit o escribir hasta tres borradores de twits. Como se ve en la siguiente imagen.

![twit](http://wrenapp.com/images/screenshot-normal.png)

¿Chulo, eh? Ah, también tiene recortador de enlaces que activas con un simple click (es las dos flechitas de ahí arriba).

Llevo usándolo ya unos meses y se ha convertido en mi favorito. Básicamente para aquellos momentos en los que quiero compartir algo pero no deseo distraerme. Lo que suele suceder muchas veces la verdad. Si quiero charlar, o simplemente leer lo que otros comparten, uso otras herramientas, pero ahora no tengo que jugar a la lotería rusa con mi productividad sólo porque quiero deciros algo, abro wren y ya está.

Sí, parece una tontería, pero veréis, me funciona, y quería compartirlo. Si tenéis más preguntas, éstas se las puedes hacer a los desarrolladores en [@wrenapp](https://twitter.com/#!/wrenapp). Ahora, a otra cosa.

Publicado en productividad

Como concentrarse en una sola cosa a la vez

Estás trabajando en dos proyectos a la vez y viene tu jefe y te pone dos nuevos encargos sobre la mesa. Mientras estás al teléfono te entran tres correos. Sales corriendo a hacer la compra. Al Blackberry y al móvil se están quedan sin baterías. Y entonces aparece un compañero y te pregunta… ¡Felicidades! ¡Estás jugando a los malabares de la multi-tarea!

En esta era de tecnología instantánea, somos bombardeados con información y demandas de nuestro tiempo. En parte, ésta es la razón por la que “GTD” es muy popular en nuestro mundo; es un sistema diseñado para tomar decisiones rápidas y mantener todas las tareas de tu vida en orden. Pero incluso con GTD, a veces las tareas nos sobrepasan tanto que cualquier sistema se derrumba. “Life Hack” en su excelente artículo “How to Multi-task,” presenta la naturaleza de la multitarea y como hacerla sin renunciar a concentrarse en una cosa a la vez. Lo que aquí presento es Como NO hacer multi-tarea; una guía para trabajar de forma que no se resienta tu salud mental.

Primero, algunas razones por las que no se debe hacer multi tarea.

  • Hacer varias cosas a la vez disminuye la eficacia, debido a la necesidad de “cambiar de marcha” en cada nueva tarea una y otra vez.
  • Hacer varias cosas a la vez es más complicado, y por tanto más inclinado a causar estres y errores.
  • Hacer varias cosas a la vez puede ser una locura, y en este mundo caótico, necesitamos reinar en el terror y encontrar un pequeño oasis de sensatez y calma.

Aquí van algunos consejos sobre como NO hacer varias cosas a la vez.

Haz listas de tareas pendientes para diferentes contextos (llamadas, ordenador, salidas, casa, esperando por, etc), según tu situación.

Ten una herramienta de captura (por ejemplo un cuaderno) para anotar lo que necesite hacerse.

Ten una bandeja de entrada física y una para el correo electrónico (las mínimas) para que todas las cosas se puedan agrupar en un sólo lugar (una para papel y una para lo digital).

Planifica tu día por bloques, con bloques abiertos en medio para las cosas urgentes que surgen en el momento. Puedes probar con bloques de una o media hora, según lo que funcione mejor para tí. O prueba con bloques de 40 minutos, con 20 minutos de por medio para tareas diversas.

A primera hora de la mañana, ponte a la Tarea Más Importante. No hagas nada más hasta que esté completa. Date un pequeño descanso y luego continúa con tu siguiente Tarea Más Importante. Si puedes completar dos o tres de éstas por la mañana, el resto del día irá rodado.

Cuando trabajes en una tarea asignada a un bloque de tiempo, desconecta todas las distracciones. Sal del correo electrónico y de Internet, si es posible. Apaga el móvil. Intenta no responder al teléfono, si te es posible. Concéntrate en esa única tarea, e intenta hacerla sin preocuparte por ninguna otra cosa. Si sientes ansia de comprobar tu correo o cambiar a otra tarea, párate. Respira profundamente. Vuelve a concentrarte. Vuelve a la tarea en cuestión. Si surgen otras cosas mientras estás trabajando, ponlas en la bandeja de entrada, o anotálas en tu sistema de captura (un cuaderno, un pda, un post-it…). Y vuelve a la tarea.

De vez en cuando, según vayas completando una tarea, procesa tus notas y tu bandeja de entrada, añadiendo las tares a tu lista de tareas pendientes, y re-estructurando tu planificación si es necesario. Procesa el correo y las otras bandejas de entrada a intervalos regulares. Sucede a veces que una interrupción es tan urgente que no puede aplazarse hasta que hayas completado la tarea a mano. En ese caso, haz una nota de donde te has quedado, y ponla junto con todos los documentos o notas asociadas a esa tarea juntas y aparte (quizás en una carpeta de “pendientes” o de “proyecto”). Cuando vuelvas a la tarea, puedes sacar la carpetar y comprobar tus notas para ver dónde lo dejaste. Haz respiraciones profundas, estírate, y descansa de vez en cuando. Disfruta de la vida. Sal fuera y contempla la naturaleza. Mantente cuerdo. Bueno, eso es todo. Resta decir que yo he seguido estos consejos y puedo atestiguar que funcionan.


  • El presente artículo es una traducción libre y adaptada de una entrada en Zen Habits