Publicado en productividad

No, recortar gastos, no es lean

Una empresa que no respeta a las personas confunde el significado de muda. Muda no es aquello que si lo suprimimos reduce los costes a corto plazo de una empresa. Muda es lo que no aporta valor al cliente, según su perspectiva.

Por tanto, reducir los costes a costa de la seguridad del cliente, no es lean, sino tacañería… y cuídese de los abogados quien caiga en ella.

Publicado en ética, estudiantes, productividad, sabiduría

Respetar es algo más que no portarse mal

Habrá quien piense que respetar a los demás en clase significa no armar líos. Habrá también muchos que crean que el respeto es una actitud elemental, un mínimo y ya está.

¿Tu trabajo respeta al profesor?

Pero, en realidad, portarse bien en clase, en el recreo, etc, es sólo la primera fase del respeto. Respetar a los demás es también esforzarse en hacer un trabajo del que puedas sentirte orgulloso. Significa, por supuesto, cumplir lo que se ha prometido. Incluye colaborar con el grupo y, más aún, ser capaz de hacer todas las cosas pensando en los demás.

Nada de esto es fácil, ni se consigue en dos días. Y su importancia es decisiva; de hecho hay todo un sistema de organización de grandes empresas, que simplificando mucho llamamos lean, que tiene uno de sus pilares en el respeto a las personas, a todas las personas.

Si el respeto ha llevado al éxito a grandes empresas, ¿por qué no a tí?

Publicado en productividad

Anti-Kaizen es ser normal

> ¿Cómo es este orfanato? — “Normal”, –huérfano anónimo

Lo normal, no me cansaré de repetirlo sólo significa frecuente, no bueno, ni suficiente. Lo normal en Haití no tiene por qué ser aceptable ni siquiera en Haití; desde luego que los haitianos se merecen más que lo que normalmente tienen.

Algo parecido pasa con el trabajo o el estudio. Lo frecuente es acostumbrarse a una forma de trabajar, conformarse con un nivel y dejar la vida pasar.

Lo malo es que inmediatamente entramos en una cuesta abajo, en el que las pequeñas deficiencias se van acumulando poco a poco, en una suerte de [anti-kaizen](anti-kaizen).

Entonces o nos damos cuenta a tiempo y tenemos que trabajar el triple en la mitad de tiempo, como muchos de los alumnos atolondrados que fuimos, o sufrimos peores consecuencias.

Así que lo “normal” es el yo-yo, dejarse ir poco a poco, para luego, cuando vemos el peligro acelerar como locos, y sí, muchas veces conseguimos los mismos objetivos, pero con mucho más estrés. Pero ese *muchas veces* que dije antes, implica que otras veces ya no hay nada que hacer cuando nos queremos dar cuenta.

Lo único razonable es mejorar hoy y también mañana; lo único razonable es buscar la excelencia, en las cosas pequeñas si no se nos ocurre en las grandes. Porque lo normal, lo frecuente, ya sabemos a donde lleva.

42

Publicado en productividad

Cásate con el Kaizen

CC -by -nc Thomas Hawk

> Para que tenga éxito el Kaizen, la empresa debe casarse con él, porque es una relación a largo plazo que abarca el resto de sus vidas — [Karn G. Bulsuk](http://www.bulsuk.com/2011/10/why-kaizen-implementation-fails-six.html#ixzz1b8D4s954)

Muchos de vosotros habréis oído hablar sobre el kaizen. Algunos, eso espero, en mi blog. Se trata de un método que preconiza ir haciendo pequeñas mejoras constantemente que, con el tiempo, se transforman en grandes mejoras, revolucionando tu forma de trabajar y vivir.

[Karn G. Bulsuk](http://www.bulsuk.com), se centra en el origen del Kaizen, esto es, la empresa; pero como, ya os he dicho, el kaizen puede y debe aplicarse a todo, desde hacer deporte o hacer los deberes hasta el trabajo o las aficiones. Porque si algo merece hacerse, merece hacerse bien, y si merece hacerse bien merece mejorarse. Y, lo mejor de todo, mejorar lo que haces mejora tu ser.

Sigue leyendo “Cásate con el Kaizen”

Publicado en productividad

Anti kaizen

Cada vez que explico [qué es kaizen](http://sabiavida.com/%C2%BFque-es-kaizen/) , me encuentro con incrédulos. Cara a cara uno siempre deja un comentario, aunque sea en forma de una mirada escéptica. No me extraña porque a mí también me costaba entender que un cambio ridículamente pequeño, aunque fuera constante, pudiera ser causa de tantos beneficios a largo plazo.

Por eso voy a pasarme al reverso tenebroso, al lado oscuro al,

Anti kaizen
Cambio perjudicial pequeño y constante.

## Anti-kaizen, ataca

Supongamos que eres un joven de dieciocho años normal. Estás en tu peso ideal que en tu caso digamos que son 80 kilos, pero que, a partir de ese cumpleaños engordes 5 gramos cada día. Veamos lo que pasa tras un año:

365 días × 5 gramos = 1,825 kilos de más.

A los 19 años pesas 81,825 gramos. Nada grave, un par de maratones y adiós. Pero supongamos que sigues así nueve años más, hasta que cumples los 28 años.

1,825 kilos x 10 años = 18,25 kilos de más.

A tus 28 años ya pesas 98,25 kilos, casi 20 kilos de más. Y ahora pasa una cosa. Te cuesta mucho más que antes hacer deporte. Además todo el mundo te empieza a incluir entre los gorditos. Incluso puede ser que pienses que te cueste mucho adelgazar. Por cada una de esas causas vas engordar un gramo más al día. Así que el siguiente año tienes:

365 días × 7 gramos = 2,55 kilos

Que sumados a los 98,25 kilos que traías hace que en la antesala de los 30 peses 100,80 kilos.

A los 38 tendrás esos 100,80 + (2,55 x 10) = 126,30 kilos.

Da miedo el anti kaizen. Me parece que voy a tener mucho más cuidado con aquello del “un día es un día”. Y es que ese monstruo no se le puede dejar libre.

¿Te imaginas despertar una fuerza así, pero para el bien? Pues eso es kaizen.

Publicado en estudiantes, productividad

¿Qué es Kaizen?

¿Cómo empiezo? ¿Con un poquito de historia? Sí, sí, que esta es buena.

Japón 1945, el país hecho un asquito después de la guerra. La industria japonesa empezó haciendo productos baratos, de mala calidad, destinados a los soldados americanos que ocupaban el país. Les permitía sobrevivir, pero poco más. El general estadounidense Mac Arthur, que en la práctica mandaba en Japón, se trae a unos expertos de su país, los junta a los empresarios japoneses para transmitir los secretos de la productividad americana. Y no era poca cosa, porque la asombrosa capacidad de producción americana fue la que hizo imposible cualquier esperanza para el Japón.

Los empresarios japoneses tomaron esos secretos, los combinaron con la cultura tradicional japonesa y les salió algo que se llama Kaizen.

Kaizen
es cambio pequeño y constante.

Bueno, hay libros enteros dedicados a esto y gordísimos. Así que vale, estoy simplificando mucho, pero tú no vas a llevar una fábrica de coches. Al menos no todavía.

Cambios son acciones

Kaizen no significa “voy a estudiar un poquito más”. Tienes que ser más concreto. Descubrir un obstáculo pequeño y quitártelo.

Por ejemplo
Un niño está en un equipo de fútbol. Llega tarde, despeinado, con mantequilla en la boca y siempre se olvida de algo: los botines, la toalla o un calcetín. En realidad pierde mucho el tiempo en casa y siempre deja prepararse para el entrenamiento para el final. ¿Qué puede hacer?
Podría decir
A partir de ahora voy a hacerlo todo bien, nunca llegaré tarde y revisaré todo tres veces para saber que no me olvido de nada.
Con kaizen podría decir
En cuanto llegue a casa voy a preparar las cosas del entrenamiento. Si tiene las cosas preparadas, es más difícil que se le haga tarde. Como no está nervioso cuando las prepara es más probable que no se le olvide nada. Y es una cosa concreta, fácil de hacer, no hace falta que sea perfecto, ni que lo haga todo bien. Es un cambio pequeño, es kaizen.

El kaizen es constante

El kaizen ve la vida como un río. (Bueno, en las empresas es el proceso de producción, pero aquí vamos a hablar de la vida). Si echas basura al principio del río, esa basura seguirá hasta el final del río hasta que la recojas.

Sigue leyendo “¿Qué es Kaizen?”

Publicado en estudiantes, productividad

¿Puedes?

A lo mejor ya te ha pasado. Intentas hacer algo, no lo consigues y te parece imposible. Sabes que es imposible y que nunca lo conseguirás.

Sin embargo otro día lo intentas y resulta que puedes. Te habías equivocado.

A mí me ha pasado muchas veces. Nunca pensé que iba a tener la fuerza de voluntad para hacer deporte todos los días. Cuando empecé a intentarlo creía que era muy probable que lo dejara antes de tiempo. No apostaba por mí. Creía muy poco en mí mismo.

Pero lo conseguí. Me había equivocado.

## ¿Te crees tonto?

Hay veces que las personas nos creemos peores que los demás. Casi siempre nos equivocamos. Es verdad que podemos ser menos creativos que alguien, pero a lo mejor tenemos más memoria. Lo único que pasa es que cuando estamos tristes, cuando algo nos ha salido mal, vemos más grandes los defectos y más pequeñas nuestras fuerzas.
Es como ver el mundo de noche: todo parece oscuro.
Pero saldrá el sol; el sol siempre sale al final, y todas las cosas recuperan su color verdadero.

### Si metiste la pata…

Los pequeños o grandes fracasos que has podido tener en tu vida no son porque tengas algo roto por dentro. Tampoco es que seas peor que nadie. Lo que pasa es que has hecho algo más. A lo mejor estudiaste demasiado poco. O estudiabas mal. A lo mejor no sabías concentrarte (y pensabas que concentrarse es un poder especial de los super-listos).

Es normal. Todos metemos la pata.

La buena noticia es que un error es una acción. Las acciones peores se pueden dejar de hacer y cambiarlas por acciones mejores. Y eres tú quien puede hacerlo. Incluso aunque creas muy poco en ti mismo. Lo sé, porque a mí también me ha pasado muchas veces.

## Puedes

Sigue leyendo “¿Puedes?”