Sin triunfo no hay victoria

Una de las maneras más fáciles de fallar es no celebrar los victorias. Cuando pasa eso estás diciendo que esa victoria no vale la pena ni alegrarse por ella y de ahí al abandono solo hay un paso. Después de todo, ¿para qué trabajar en algo que no valoramos lo suficiente como para celebrarlo?

Triunfo

6. m. En la antigua Roma, entrada solemne en la ciudad de un general vencedor con su ejército.

7. m. Obra de arte que representa un triunfo romano, y, en general, la que exalta la victoria de un personaje histórico, bíblico o mitológico, o, alegóricamente, de una virtud cristiana. 

RAE

Un hábito, o una pauta necesita adornarse de pequeños triunfos, en el sentido de celebración, hasta que esté perfectamente consolidado y no cueste esfuerzo ni cause fricción. Lo que puede tardar años. Mientras tanto celebra tus pequeñas conquistas.

Foto A. Currel

Miguel de Luis Espinosa