Responsabilidades

No podemos controlar el universo. Afortunadamente, el agujero negro central de nuestra galaxia podría empezar a tragar gas y emitir radiación ultravioleta a mansalva y no podríamos hacer nada. Un objeto gigantesco, oscuro y frío podría estar viniendo hacia la tierra desde más allá de la nube de Oort para acabar colisionando terriblemente contra la Tierra. No porque nos tenga manía sino por estar justamente ahí. Y tampoco podríamos hacer nada.

Más grave aún, el vecino de al lado podría estar pensando cosas malas de nosotros y nunca tendríamos forma de saberlo. Ocurre además que no es nuestra responsabilidad.

Nuestra responsabilidad es lo que podemos controlar. Esos son, y aún limitadamente, nuestros pensamientos, nuestras emociones y nuestras acciones. Ócupate de ellas y no te preocupes de lo que está fuera de tu libertad.

Miguel de Luis Espinosa