Querida persona mamá

El Diario de Guille es una obra de ficción. Tras varias pandemias, guerras y violencia, la humanidad está casi muerta. Guille, refugiado en una pequeña isla escocesa te cuenta sus miedos y esperanzas.

20 de febrero

Querida persona desconocida, lo que pasó hoy no es muy importante, menos una cosa: la carta que le escribí a mamá. Por eso déjame que te la copie antes de mandársela. No me importa mucho. Probablemente para cuando alguien quiera leer este diario (y sepa español) habrán pasado muchos años o yo estaré muerto. (De viejo, mejor).

¿Qué por qué se la escribí y no se lo dije a la cara etcéteras y bla-bla-bla, madurez, supermán? Creo que para que no me interrumpiera y… cuando lo leas lo entenderás, Vale, ahí va.

Querida persona mamá,

Sé que estás muy triste por la vida que llevamos. Pero es vida, ¿no? Punto positivo.

Cuando hay vida se puede reír, cantar, bailar, construir, hablar con la gente que quieres o pasar el rato muy despacito, junto al fuego. Y estos últimos meses todo está siendo mejor. Sí, hace más frío que la última vez pero creo que éste es el mejor invierno que hemos tenido. Punto positivo dos.

Que no te engañen, mamá, estás muy guapa. Crees que no me doy cuenta, pero sí, que te miras el pelo y te preocupas. Pero te preocupas por tonterías porque tu pelo es muy bonito. Solo que de una manera distinta. Tampoco yo soy igual que antes. En realidad, sí te fijas, todos estamos más sanos. Un poco pálidos, pero por el invierno. A mí me gusta mirarte y soñar cosas bonitas por eso no pongas cara triste de miedos tontos. Tú me lo dijiste: los miedos son bobos. Te mirarás al espejo y te verás como eres, una persona de bondad. Punto positivo tres.

Ahora está lo de la guerra que va a venir cuando se acabe el invierno. Dicen que será la última. A lo mejor. Pero no lo será, creo, porque siempre dicen eso, que será la última y luego no lo es. Pero a lo mejor se acaba lo de tenerle miedo a los orcos todo el rato. Eso podemos conseguirlo con la ayuda de todos. Y quizás es posible que muchos de los que son orcos descubran que no quieren serlo o los que nunca quisieron serlos, —como los niños—, se puedan escapar. Yo creo que es posible… Como tú vas a estar al mando… Bueno, te puede salir más, pero eres la mejor que tenemos y al menos lo vas a intentar. Siempre estaré muy orgulloso. Pase lo que pase, al menos habremos vivido de verdad antes de morir. Punto positivo cuatro.

Me gustaría ser papá. O al menos fantasma papá, pero es imposible. Aunque a lo mejor el me dijo que escribiera esta carta. A lo mejor no. A lo mejor fue un sueño o estoy un poco loco por eso del estrés y de las muertes y de que estamos en el casi-fin del mundo y de la humanidad. (Del casi porque en realidad no). Bueno, me enrollo. Lo que digo es que está carta también es de papá. O yo me imagino que diría lo mismo con palabras mejores y en el mejor Scots3 del mundo, mither. Te llamaba así, ¿te acuerdas? Bueno pues que sepas que después de la guerra tendrás un nuevo amor. No será tan bueno como fantasma-papá pero estará vivo y eso es muy práctico. Además sera bueno. Es un mensaje muy sabio de los fantasmas. (Hicieron un cónclave en el río Ness4 , junto al castillo de Inverness, pero en el río, es verdad). Punto positivo cinco.

Por eso te bendigo y beso mi carta para que te bese a ti. Luego nos vemos, lee mither.


Enlaces

  1. Introducción al Diario de Guille
  2. Todas las entradas del Diario de Guille
  3. Vídeo sobre el idioma Scots
  4. Vídeo sobre el río Ness, hijo del lago del mismo nombre

Miguel de Luis Espinosa