¿Puedes?

A lo mejor ya te ha pasado. Intentas hacer algo, no lo consigues y te parece imposible. Sabes que es imposible y que nunca lo conseguirás.

Sin embargo otro día lo intentas y resulta que puedes. Te habías equivocado.

A mí me ha pasado muchas veces. Nunca pensé que iba a tener la fuerza de voluntad para hacer deporte todos los días. Cuando empecé a intentarlo creía que era muy probable que lo dejara antes de tiempo. No apostaba por mí. Creía muy poco en mí mismo.

Pero lo conseguí. Me había equivocado.

## ¿Te crees tonto?

Hay veces que las personas nos creemos peores que los demás. Casi siempre nos equivocamos. Es verdad que podemos ser menos creativos que alguien, pero a lo mejor tenemos más memoria. Lo único que pasa es que cuando estamos tristes, cuando algo nos ha salido mal, vemos más grandes los defectos y más pequeñas nuestras fuerzas.
Es como ver el mundo de noche: todo parece oscuro.
Pero saldrá el sol; el sol siempre sale al final, y todas las cosas recuperan su color verdadero.

### Si metiste la pata…

Los pequeños o grandes fracasos que has podido tener en tu vida no son porque tengas algo roto por dentro. Tampoco es que seas peor que nadie. Lo que pasa es que has hecho algo más. A lo mejor estudiaste demasiado poco. O estudiabas mal. A lo mejor no sabías concentrarte (y pensabas que concentrarse es un poder especial de los super-listos).

Es normal. Todos metemos la pata.

La buena noticia es que un error es una acción. Las acciones peores se pueden dejar de hacer y cambiarlas por acciones mejores. Y eres tú quien puede hacerlo. Incluso aunque creas muy poco en ti mismo. Lo sé, porque a mí también me ha pasado muchas veces.

## Puedes

Y puedes sin este libro. En serio. Eres un ser humano, los seres humanos están hechos para mejorar, para aprender, para cambiar, para adaptarse al medio, como todos los seres vivos. Si haces ejercicio físico, tus músculos ganan fuerza, porque el ejercicio es lo que “dice” a tu cuerpo que los músculos son necesarios. Si haces lo posible por aprobar, a largo plazo, lo conseguirás, porque irás aprendiendo lo que debes hacer y cómo hacerlo.
Incluso los viejos pueden aprender, cambiar y ser mejores. Si parece que pueden cambiar poco, es sólo porque los jóvenes podéis cambiar mucho más y mejorar más rápido. Buenas noticias, ¿verdad?

Si quieres, yo te ayudo con este libro. Pero nunca ganaré yo. Ganarás tú, porque tú harás los esfuerzos y tú serás responsable de mejorar (sí, mejorar) lo que yo digo y adaptarlo a tu vida real. Esa en la que se te cae la leche encima del trabajo una hora antes de entregarlo.

Tu vida puede ser tu aventura. ¿Quieres sobrepasar los obstáculos? ¿Te comprometes a levantarte cuando las cosas vayan mal? ¿Vas a tener paciencia contigo mismo? ¿Vas a trabajar desde ahora, pase lo que pase? ¿Vas a creer en ti, aunque sea un poquito?

Entonces aquí está mi mano, estoy contigo.

de Miguel de Luis Espinosa