¿Pero en qué mundo vivimos?

En el real. En el único que hay. En el que no es perfecto ni prefecto. En el que tenemos, y nada más.

Miguel de Luis Espinosa