Nadie sabe qué va a pasar, y eso está muy bien

No pierdas el tiempo. Ni con esperanzas vanas ni con opinión apocalíptica. Las predicciones del futuro son muchas veces nada más que maneras de sobrellevar los miedos. O también una forma sofisticada de entrar en pánico.

En realidad, ¿qué saben y cómo pueden saberlo? Pregúntate eso. Y no te obsesiones con sus obsesiones. Bastante tienes ya con las tuyas.

Cambia de canal.

Miguel de Luis Espinosa