Nadie es un guía hasta que ha vuelto

Todas las aventuras inspiran. Desde el momento en que alguien se lanza a un mar desconocido o peligroso sus barcos brillan de grandeza, sus palabras atrapan con la emoción de una sirena.

En estos días se multiplican los aprendices de capitanes que emprenden viajes a mares tenebrosos, y que hacen de ello una historia:

* en la televisión
* en sus blogs
* en un libro
* en twitter

y en cualquier otra parte que les permita ganar notoriedad. Y pensamos en ellos como en los héroes de antaño, como los héroes que deseamos ser.

Pero muy pocos son héroes, y pocos héroes son guías a quienes seguir.

No, el héroe no es un héroe hasta que vuelve del mar tenebroso y nos explica sus peligros. Hasta entonces solo es uno más entre nosotros, con quien podemos hablar como se habla con cualquier otra persona, o como con un niño que pretende ser un héroe.

Foto CC -by Louis Vest

Miguel de Luis Espinosa