Lo malo de que mi madre se haya leido mi libro

Ese que escribí, Productividad para Mentes Inquietas. Pues bien se lo ha leído y lo malo es que ahora me deja notas escritas para que sea eficaz y eficiente con las tareas que quiere que haga.

Ahora ya no me queda la excusa del «me olvidé»

de Miguel de Luis Espinosa