Lluvia intensa, viento fuerte y fantasma-papá

El Diario de Guille es una obra de ficción. Tras varias pandemias, guerras y violencia, la humanidad está casi muerta. Guille, refugiado en una pequeña isla escocesa te cuenta sus miedos y esperanzas.

19 de febrero

Querida persona desconocida, hoy han pasado cosas muy raras de fantasmas y espíritus como una buena historia escocesa.

Historia 1, fantasma-papá se hace el misterioso

Lo primero, anoche, como estaba tan triste, hablé con fantasma-papá de lo de mamá. Pero me respondió, aunque puede que sea un sueño o imaginación, que el ya lo sabía pero que no podía hacer nada. Que tenía que hacerlo yo. ¡Pero no me dijo cómo! ¡El colmo! Si eres un fantasma y te apareces para hacerle creer a alguien, ¡un niño!, que está loco, por lo menos le puedes decir lo que tiene que hacer, ¿no! Eres adulto, sabes más, tienes sabiduría fantasmal… ¡Garrunga! (Otra palabrota que me invento que es mil veces peor que la que te puedas imaginar tú o te sepas).

Historia 2 una figura lúgubre en la lluuuvia

Llovía. Bueno, ha llovido muy fuerte desde la madrugada, esa lluvia que te golpea directa en los ojos porque el viento la lanza contra ti. Da igual que tengas capucha, sombrero, paraguas o lo que sea. Te alcanzará.

Bueno fuimos otra vez a trabajar en el campo, otra vez a reparar cosas, drenar y salvar las plantas de la extinción. Todo cosas aburridas y que no merece la pena recordar salvo para que entiendas que volvíamos de eso cuando…

es un cuando misterioso y emoiconaaante…

cuando…

cuando…

Aparece en medio de la lluvia y la bruma, solo, una figura misteriosa y lánguida. (Lánguida no sé lo que es pero suena lúgubre y misterioso y fantasmal). Pero ni Heather ni Laika ni yo nos asustamos porque toda la isla es así ahora en invierno. ¿Y quién era? Lucas, ¿te acuerdas? El niño orco que salvé. Yo casi no me acordaba, buscando en mi diario eso fue el 7 de diciembre[3] y desde entonces me ha ignorado.

Pero hoy vino y me abrazó. Así mojado y todo. Y me pidió que fuéramos amigos. Y soy muy feliz. Hemos pasado la tarde jugando.

Lucas se ha quedado a dormir con nosotros. Soy más feliz todavía. Pero ahora tengo que pensar en lo de mamá. (Eso me pone triste).


..:: Enlaces ::..

  1. Introducción al Diario de Guille
  2. Todas las entradas
  3. Entrada del 7 de diciembre

Miguel de Luis Espinosa