Dirección General de Perdeduría de Tiempo

—Buenos días, he venido a perder mi tiempo, ¿me daría número?

—Oh, sí, ¿cómo no? ¿desea instalarse este nuevo juego o quizás darle una nueva oportunidad a su viejo juego?

—Um, veamos, el caso es que no lo había pensado

—¿No?, bueno, ¿por qué no navega un momentito por Internet mientras lo decide? Seguro que encuentra algo que le interese y si no, mientras tanto, ya ha perdido usted el tiempo.

—Oh, excelente idea, ¿me da número para el Negociado de Internet?

—Como no, por favor, espere mientras navega sin rumbo.

Un tiempito después

—El 4377, por favor

—Sí, soy yo

—Por favor, tome asiento

—Ha decidido usted ya si quiere perder el tiempo con un juego nuevo.

—Oh, sí, más bien sí.

—Y dígame, ¿cuál sería?

—Oh, éste, el Nadiehayanada.

—Muy bien, excelente elección para perder su tiempo. Se lo vamos instalando, pero antes, debe leerse esta licencia de usuario final; son sólo 150 páginas, menos que una novela al uso en estos días, y seguro que encuentra los conceptos jurídicos indeterminados tomados del derecho extranjero fascinantes.

—Oh… bueno… el caso es que todo esto es muy complicado y no entiendo nada. Además, se parece mucho a todas esas licencias de usuario final que ya he evitado leer antes… ¿no podría decirme lo que debo hacer?

—Leer en su integridad la licencia de usuario final, asegurándose de que la entiende.

—Ya veo… oiga, y una vez que la haya leído, ¿qué debería hacer?

—Oh, en ese caso, al final del documento encontrará una casilla que deberá cumplimentar para asegurarnos de que lo ha leído.

—Mire, ya he terminado. ¿Puedo empezar a jugar a mi nuevo juego?

—Por supuesto, ¿no desearía leerse el manual? Está, por aquí, en alguna parte, apenas unas 200 páginas más la documentación que está dispersa por Internet

—Creo que dejaré eso para luego.

—¿Un procrastinador?

—Sí, por supuesto.

—Fantástico, ¿desea usted jugar al tutorial?

—Sí… eh… no… el caso es que los tutoriales son aburridos; lo sé por los otros ocho tutoriales de juegos anteriores que tampoco he probado.

—Claro, claro, pues dígame, aquí tiene usted 37 opciones en su menú, ¿por cuál escenario desea comenzar?

—El 25, tiene un nombre interesante.

—Ciertamente, sí, es un nombre interesante. Muy bien, vaya a la sala de perder el tiempo un ratito y disfrute de su pérdida de tiempo.

—Espero pasarlo bien

—Ojalá sea así, sin embargo, estoy seguro que durante ese tiempo, al menos, conseguirá no hacer lo que de verdad quiere hacer.

—Ya, así dicho no parece tener mucho sentido.

—No, claro que no, es el miedo, ¿sabe usted? Con este juego puede olvidarse usted de su miedo a fracasar. Ya sabe que el miedo es muy desagradable. ¿Quién quería afrontarlo?

—¿Un valiente?

—Sí, ¿vendría alguno de esos por aquí?

//Sí, acababa de leer a Kafka cuando escribí el borrador de este post =)

Miguel de Luis Espinosa