Diario de Guille, 3112

Querida persona desconocida, hoy hemos suspendido el entrenamiento porque es la fiesta de fin de año. Y por supuesto hay un céilidh super-loco de música y baile toda la noche. Y por supuesto no quiero ir pero me obligan de todas maneras. Ya te he dicho (y les he dicho muchas, pero muchas veces) que no me gustan las fiestas salvo que sea por algo muy especial. Y no tiene nada de especial que sea fin de año. ¡Es solo un día más! Si, por ejemplo, diría que hoy es el día 25 del mes de la patata no sería fin de año y a todo el mundo le daría igual. Es decir que es fin de año porque decimos que es fin de año y hacemos una fiesta porque queremos (¡quieren!) que haya una fiesta. Y no es razonable, ni justo.

<< Anterior

>> Inicio <<

Siguiente >>

de Miguel de Luis Espinosa