Diario de Guille 3.8

17 de febrero


Querida persona desconocida, Heather se ha vuelto tan gruñona como los vientos. Han llegado del sureste tronando como bestias malignas. ¿Qué no te lo crees? Pues suenan así: uoOOÓM uoooOOOOÓM y nos están llenando la playa de espuma tan espesa que la playa parece nevada. Pero no, si apenas, llueve, sólo es este viento de locos. Que hasta si se metiera una gaviota la dejaríamos en paz. (Aunque ella a nosotros no).

Hasta mamá parece un poco loca. Se ha puesto a dibujar con tiza, sí, en las paredes. Ha dibujado una historia que dice se llama Nausica del valle del viento o algo así —muy apropiado—, y se ha puesto a contárnosla para que Heather se quedara tranquila. Fue muy relajante.

Mamá, —le pregunté, —¿por qué nunca nos las has contado antes?

—Porque me he acordado hoy por primera vez en muchos años.

(Pero sospecho que se lo ha inventado…)

Miguel de Luis Espinosa