Literatura Juvenil, Novela

Un pliegue en el tiempo – Una arruga en el tiempo – Madeleine L’Engle

Reseña del libro “Una arruga en el tiempo”. Curioso que, según Bitterblink, tenga estupendos personajes pero una trama floja. Ya veremos como va la película.

Un libro para esta noche

Reseñado por Bitterblink

Una arruga en el tiempo - Madeleine LEngle Una arruga en el tiempo – Madeleine LEngle

Madeleine L’Engle era una escritora estadounidense (fallecida en 2007) profundamente religiosa (episcopaliana) que escribió una gran cantidad de libros infantiles. Creció como una niña tímida y apocada, rechazada por sus compañeros y considerada “estúpida” simplemente por ser diferente, esa parte vital la reflejó en sus libros así como la estrecha relación con su padre enfermo (un corresponsal de guerra que fue afectado por gas mostaza durante la I Guerra Mundial).

Esta es su primera novela publicada (en 1962) y el primero de una serie de 5 libros que fueron un éxito editorial en EEUU. Es un ejemplo de tesón puesto que se publicó tras 30 rechazos de editoriales (tras múltiples anteriores con otros manuscritos). Tiene el honor de ser segundo el libro infantil / juvenil más leído en las escuelas tras “La tela de Charlotte”.

El 9 de Marzo…

Ver la entrada original 1.024 palabras más

Novela, Reseña

Goblin, de Ever Dundas

Encontré mi tierno Goblin en una pequeña librería de Ullapool, en Wester Ross, Escocia. Volvía de una semana de acampada libre y kayak, y, de nuevo en la civilización no pude contener mis ansias de acopio de libros. Me hice con un ejemplar de leyendas de las Hébridas, otro sobre la fauna de las islas y éste.

Goblin, su protagonista, es una niña de doce años, rechazada por su madre, que vive con una familia de animales abandonados en el Londres de la Segunda Guerra Mundial. Y Goblin, muchos años después, casi anciana se ve forzada a recordar.

Desde Oliver Twist me fascinan las historias de huérfanos y Goblin tenía una portada tan cuidada y la trama de la solapa era tan sugerente que decidí abrazarla. Profundizar en su lectura costó un pocó más. No va de goblins, no va de fantasía, ni siquiera va de infancia, no es plenamente. –me atrevo a discrepar con Peter Ross–, una picaresca.

Es más bien un tapiz trenzado de recuerdos y del realismo fantástico que naturalmente surgen de una niña. Sus hebras tienen colores de cariño, de amor por lo pequeño y lo despreciado y pasión ante la injusticia. Muestra la belleza que otros no saben ver y hace reflexionar. Nos muestra, nos permite vivir el abandono y el desprecio y cómo se sobrevive. Vemos cobrar protagonismo a las mujeres solitarias y excéntricas, a los animales y a los niños; y es un protagonismo iluminado de amor y conocimiento.

No es un libro fácil de leer, sobre todo porque no está traducido al español —ayer (1/3/2018), lo confirmé con su autora via twitter—, pero si tenéis la oportunidad desde luego merece la pena.