Publicado en Guille, Literatura Juvenil, Novela

29 de octubre

Querida persona desconocida, estamos todos muy cansados, tanto que no podemos respirar. Aunque sea obviamente una exageración porque de ser verdad estaríamos bastante muertos lo que ha pasado es que nos ha tocado hacer doble trabajo hoy, incluido el que no pudimos hacer ayer por la tormenta. Al menos estamos de mejor humor porque no hemos pasado tanto tiempo encerrados juntos.

Lo que me lleva a hablarte de nuestros planes para el año que viene. En este año no podremos hacer gran cosa ya porque el invierno viene pronto y no es momento para irse de aventuras. Puede que las haya pero si las hay serán malas noticias porque son de la clase de aventuras que tienes que salir corriendo o defenderte de los orcos. Así que espero que todo sea razonablemente aburrido hasta marzo cuando podamos volver a hacer grandes cosas. Por eso a partir de mañana te iré contando nuestras aventuras del verano que no te conté antes, empezando por la isla de los puffin. Palabra que no sé como se traduce pero es un pájaro pescador.

Vale, pero todavía no te he contado nuestros planes para el futuro. Se trata de ir al continente, esto es a la tierra principal de Escocia que para ti será como la parte de una isla pero para nosotros en nuestra isla pequeña nos parece un continente y todo el mundo en sí mismo. Vale, lo de ir al continente es fácil, no es gran aventura y de hecho lo hacemos de vez en cuando para buscar provisiones y ver si está pasando algo peligroso, (como orcos). Lo difícil será que lo vamos a cruzar siguiendo el antiguo WHW o camino de las Highlands hasta donde estaba Glasgow, en misión de reconocimiento. Eso lo hará un grupo. Iremos, (dedos cruzados) a Fort Williams, en kayaks, pasando por Loch Linnhee, la isla Lismore, etc, buscando si todavía queda algo o alguien. Después caminando al sur, tenemos para un mes o más, según Sargento Mamá, porque cuenta con que tendremos problemas y que escondernos etcétera. Espero que me dejen ir.

Fantasma Papá me ha dicho agarrándome el corazón, como le gusta hacer a los fantasmas y usando palabras escocesas que no repetiré. (Porque son palabrotas si no lo has pillado) que si estoy loco y me he olvidado de las muertes y de todo lo malo.

Y la verdad es que sí me había olvidad del sudor manchado de sangre y mugre, pero me lo ha recordado todo y me he puesto a llorar.

Otra

maldita

¡¡¡¡¡vez!!!!!

Y todos se han dado cuenta. Eso ha sido lo peor de este día, querida persona desconocida. Quiero olvidarme.

Ojo: diario de ficción

Publicado en Diario, Literatura Juvenil

Querida persona desconocida

El origen de la expresión

Con esas palabras comienza cada una de las entradas de “El diario de Guille”. El mundo ha quedado desolado por una combinación de pandemia, caos y violencia hasta el punto en que solo quedan algunos supervivientes dispersos. Guille, un niño, escribe su diario a la “querida persona desconocida” para “no darle tantas vueltas a la cabeza”. Y son muchas vueltas cuando uno a sobrevivido a lo peor que pueda imaginarse y vive escondido en una pequeña isla escocesa con lo que queda de su familia: Sargento Mamá, Carlos, Andrea, Laika, y Fantasma Papá, aunque Fantasma Papá esta muerto, como la mayoría de sus amigos.

Sigue leyendo “Querida persona desconocida”
Publicado en haibun, haiku, Literatura Juvenil

Quiere comernos, haibun

Os acordaréis del andén 9 ¾ de Harry Potter, del armario que lleva a Narnia o del pasadizo secreto de la casa de tus abuelos. Yo, desde luego, me acuerdo de este último porque era real; —lástima que derribaran la casa tradicional-caótica para construir un edificio en estilo contemporáneo-aburrido y no pueda demostrarlo. (Siempre es más difícil encontrar la magia en los edificios modernos, porque a los duendes no les gustan mucho).

Vale, pues a lo que voy es que en un parque cerca de mi casa hay muchos espíritus tragones que se colaron en el mundo aburrido en forma de patas de banco. Se alimentan de agujeros de imaginación, como ellos lo llaman, o más bien de abundancia de datos innecesarios y faltas de sonrisas. Antes, —en aquellos tiempos cuando los niños eran niños y el invierno, invierno, —estos sonrisas-gordas eran muy raros, pero ahora se están multiplicando, abriéndose paso desde su hogar ancestral, El bosque de las diez mil secoyas diminutas, hasta aquí. Si te los encuentras no tengas miedo, lo peor que te puede pasar es que te pierdas en su mundo y cuando descubras a Nutria-Amistosa, descubrirás que eso no es nada malo.

quiere comernos
el espíritu tragón
sonrisa-gorda

Nota: algún día, pronto, tengo que escribir un cuento sobre Nutria-Amistosa.

Publicado en Diario, Literatura Juvenil, Novela

Diarios de ficción

Me gusta escribir diarios de ficción. A diferencia de un diario privado, en un diario de ficción puedo mostrar cosas comunes bajo un ángulo interesante sin comprometer ni ofender a ninguna persona real. A mis protagonistas los puedo llevar a toda clase de aventuras, peligros y situaciones embarazosas que deberán aceptar sin protesta alguna. Incluso si, como muchas veces pasa, toman mágicamente vida propia pueden mostrar lo que incluso para mí estaba escondido. Sí, nuestros personajes, en toda obra de ficción, —más aún en un diario— escriben con nosotros. Tan importantes son que de unos seres creados por nosotros, acaban por convertirse en parte de nosotros mismos. Sí, del lector, pero también y sobre todo del escritor. Entre ellos y yo acabamos con hacerlos interesantes, resueltos, valientes incluso afrontando los miedos y tan buenos como sea posible. O eso intento. Soy, ya vez, un antiguo y me gusta que mis protagonistas tenga algo de héroes y santos, al mismo tiempo que torpes, mequetrefes y cobardicas, aunque ni ellos mismos sean conscientes de ello. Curiosamente eso sigue siendo de interés al lector joven. Quizás porque al final, por imposible y risible que parezca, todos queremos ser santos y sabrá Dios qué imposibles más.


	
Publicado en Literatura Juvenil, Novela, Reseña

Los niños de la viruela, impresiones

Me hubiera gustado mucho que me gustara esta novela. El tema es de los que excitan mi interés: nada menos que los de un grupo de huérfanos a los que se transforma en vacunas humanas para ser llevados a América en la época de los navíos de vela. El asunto tiene ya de entrada una fuerte carga ética impresionante, dentro de la vieja discusión de si el fin justifica los medios. Desde luego cualquier profesor podría sacar de aquí mucha miga para tratar cuestiones de ciudadanía, de ética y de historia, y a cualquier adulto también debería llamarle a la reflexión.

La lectura es ligera, incluso en el ambiente del autobús en máxima afluencia, me resultó fácil correr de página a página, perfectamente concentrado en la lectura. Son letras sin florituras pero efectivas y creo que con mucha menos edad lo hubiera terminado en un par de semanas como mucho, salvando épocas de exámenes y otras emergencias de estudiante joven.

Pero el tono didáctico que tiene me resulta ahora un obstáculo. La autora busca en todo momento enseñar y aunque, antes me hubiera parecido un sacrificio necesario, ahora lo veo como algo extraño, como si estuviera leyendo un libro de texto más que una narración.

Pero quizás lo que más me haya hecho desistir de la lectura es la manera un tanto simplista de entender la historia de España. Vale, es para niños, y yo ya no soy ningún niño ni cosa parecida, más que me pese, pero aún así esperaba un poco más de una novela envuelta en premios y tan buenas críticas. Será que yo soy el raro, en fin, si acaso le doy otra oportunidad ya os contaré más.

Publicado en Ficción Interactiva, Librojuego, Literatura Juvenil

Casi un librojuego: “Hoy somos viajeros en el tiempo”

Nunca había comprado un libro cuyo autor tiene nombre de robot: Gona89. No fue su portada, que está bien, pero recuerda demasiado a “Back to the Future”. (Oye, lo entiendo, es el marketing y todo eso, pero sigue sin gustarme). El título “Hoy somos viajeros en el tiempo”, no es ni malo ni bueno. No, lo compré por el subtítulo: “Una historia protagonizada por ti”.

Una vez leído no me atrevo a llamarlo librojuego. Es un libro  normal con algún elemento interactivo aquí y allá. La narrativa, sin ser mala, no es nada del otro mundo. Pero al lector objetivo seguro que no le importa nada de todo eso. Está pensado en una persona muy joven, fan de videojuegos y de youtube. No alguien como yo.

En todo caso, el estilo podría haberse simplificado. Hay frases y expresiones demasiado largas, sin un buen fin que las justifique. Pero, de nuevo, lo que le importa al lector habitual es que sea divertido, y divertido es.

Me alegro que la ficción interactiva esté colándose en la ficción “normal”, aunque sea de esta manera tan tímida. Es también bonito que los jóvenes tengan la oportunidad de vivir una aventura con sus “héroes”. (Cómo nos hubiera gustado un librojuego con Félix Rodríguez de la Fuente, ¿no?). En fin, es un comienzo, pero puede mejorarse.