93 días de programación

Qué plasta soy. Ya llevo más de una semana en el desafío de 100 días de programación y me parece que aburro a las flores.

Pero me divierto, no puedo evitarlo. Sobre todo cuando la programación sale bien.

El cambio más significativo es que ahora las secciones del librojuego se representan mediante un mapa de objetos. Lo que no es nada más que una estructura de datos relacional que…

una cosita así : { etiqueta -> sección {datos de la sección…}, otra etiqueta -> otros datos de la sección }

Ahora en los datos de cada opción tengo la etiqueta de la sección que la aplicación va a generar. Cada vez que el jugador elige una opción el programa comprueba la etiqueta y genera la sección correspondiente.

Lo segundo es que ahora las secciones dependen, en parte, de cierta aleatoriedad. Dicho de otra manera, cuando un jugador elige una opción unos resultados son más probables que otros. Pero no siempre se pueden garantizar.

El algoritmo ahora mismo iría de esta manera en pseudo-código:


si (jugador hace click en un enlace de opción)
entoces (llamamos función ir a sección)

función ir_a_seccion(etiqueta){
 comprobar que etiqueta es correcta
 a la etiqueta se le asigna el valor error SI la etiqueta es errónea
 // una de las secciones es precisamente la de error para prevenir algún posible error de programación
 se llama a la sección correspondiente 
 SI (esta sección tiene test _Y_ jugador pasa la tirada){
    resultado -> llamamos funcióngenerar el contenido alternativo de la sección 
   } en otro caso {
    resultado -> llamamos funcióngenerar el contenido normal de la sección
  }
}

}

Miguel de Luis Espinosa