21 de diciembre, diario de Guille

Querida persona desconocida, el día de ayer fue hermoso pero terminó, la gente se fue y habríamos vuelto a la normalidad de no ser porque mamá escogió esta tarde para soltarme un secreto que me ha ocultado todo el día de ayer.

–Tu hermano está bien. —Sí, eso fue lo que dice y yo me quedo mirándola todo bobo y le digo.

—¿Qué dices mamá?

—Que está bien, está con ellos, en Skye, —Porque los nuevos son de Skye, de un sitio secreto de Skye que no me han dicho.

—¿Y Andrea?

—Se fue con otro chico.

–«¡Yaaas!»… pobre Carlos, tiene que haberlo pasado fatal.

—Bueno, se fue con otra chica. —Mamá puso una cara rara como de llorar y reír al mismo tiempo.

—¿Y los veremos?

—Cuando pase el invierno y empiece la guerra de los Orcos.

Y nada más de lo que pasó hoy importa. Mañana ponemos el árbol de navidad.

Imagen. cuadro «Preparando la fiesta» de Ferdinand Georg Waldmüller

de Miguel de Luis Espinosa