28 de noviembre, diario de Guille

Querida persona desconocida, para seguir con la nueva rutina te diré que hoy fue el día que le tocaba a Heather hacer la guardia de la madrugada. Suena poético, como si esperaras al sol para recibirlo y Heather tuvo más suerte que yo ayer, porque había menos nubes y menos lluvia y se pudo ver mejor el despertar. Heather estaba feliz, nuestro faro tiene una cosa mágica que te hace feliz, Sargento Mamá dice que es la luz pero yo sé que tiene que ser una cosa especial de magia. Los faros dan esperanza a la gente, y a mi también, y toda esa esperanza se concentra en energía y te hace feliz. Fantasma papá dice que eso no es científico, pero es irónico porque los fantasmas no son científicos. En fin, da igual, somos felices, todo está muy bien y por qué sea no importa.

El trabajo de hoy fue duro: arar. Hay que ir preparando los campos para cuando se pueda sembrar de nuevo. Todavía estamos aprendiendo, sobre todo los niños, pero parece que los libros del mundo de ayer decían que era mejor así. Y no creemos que las plantas hayan cambiado solo porque quedemos muy pocos humanos. Pero es duro, porque se cansa uno mucho y hace frío y tenemos que estar siempre con las botas de goma, las únicas que aguantan y que no me gustan nada porque me sientan mal; es que no son de mi talla. A Heather, sin embargo, le gustan mucho las suyas. Pero hasta para Heather es duro, porque como se va acabando el tiempo de arar nos han llamado a todos los niños a ayudar a los adultos y hay que tirar del arado como antes hacían los tractores, pero no somos tractores. Total que menos mal que se acabó pronto la luz y nos tuvimos que volver a casa.

Esta noche se queda con nosotros Colina Sax, la adolescente de los Sax, y no le gusta lo que significa su nombre en español aunque no entiendo por qué. Ella y Heather se han hecho grandes amigas por lo que hoy duermen juntas con Laika. Yo me iba a quedar a dormir con mamá pero al final decidimos que dormía arriba junto a la linterna del faro y yo le cambio la guardia del amanecer a Sargento mamá. Usaré el saco de mamá que es mejor, más calentito, que vale para el invierno más profundo. Sé que todo irá bien. (¿Te he contado lo que me gusta estar en el faro?)

Subiré después de cenar y cuando estén todos durmiendo llamaré a Fantasma papá y a mis amigos fantasmas para hablar un poco, como amigos y jugar al ajedrez, que es el mejor juego para jugar con fantasmas. Bueno, ya te contaré que tal bien me fue, querida persona desconocida.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .