Publicado en Guille

9 de noviembre, diario de Guille

Querida persona desconocida, me gusta que estés leyendo esto porque significa que estoy vivo. O al menos que estaba vivo cuando lo escribí. Es que hoy fue un día muy peligroso. Te cuento, íbamos a salir a luchar contra los orcos, con los rifles y todo eso pero Heather dijo, &mdash¿Seguro? —lo dijo así en Español, muy bajito y temblando, como correspondía a nuestras emociones. Entonces me convencí de que iba a hacer una estupidez. Si gano, ¿qué? ¿matarlos? Sé que es mejor defenderse que morir, pero huir es mejor que matar y hasta morir es mejor que asesinar. ¿Y si no eran orcos? Y entonces se me ocurrió otro plan que era igual de peligroso pero si salía bien no se darían cuenta de nada.


Era muy de noche cuando salimos, recogimos la lona del refugio y encendimos una velita que pegué en la punta de mi rifle con la propia cera. No es lo mejor para disparar ni para pasar desapercibido pero teníamos que ver porque:

  1. era un bosque
  2. de noche
  3. cuesta abajo

Por todo eso caminamos muy despacio escuchando los ruiditos típicos del bosque, que parecen de fantasmas pero es el viento y los animalitos que huyen de ti. Laika iba dos pasos por delante mirándolo todo, alerta al olor del mal, escuchando, preparada para los dientes, aunque tuviera que morir. Lo sé. Es muy bueno cuando sabes que todos viven por todos los demás. Así aunque mueras no mueres por tonterías porque vives por tus amigos. Y no pasó nada. Salimos del bosque, soplé la vela y me la guardé en el bolsillo. Ahora en campo abierto era mejor caerse que nos vieran. Llegamos a la costa, Heather se puso de rodillas con su arma y me dijo

—Go, check, I’m watching.

—Laika, ayúdala. —Y me tranquilicé, como cuando tenía estas aventuras con mi hermano y él me guardaba, me salió tanto alivio de la boca que casi despierto a las gaviotas de la isla. Y caminé tranquilamente a donde habíamos escondido los kayaks. Estaban allí y, lo mejor, no había nadie cerca, solo podía escuchar lejanos ronquidos de borrachos. (En realidad no sabía si estaban borrachos, era mi deseo).

Le hice una señal a Heather y fuimos a prepararnos para la travesía. El mar no parecía malo, la luna estaba a la mitad, ni llena ni nueva y se veían la mitad de las estrellas, entrando y saliendo de las nubes. Sí, había viento, pero nada malo, de día con el equipo bien podíamos hacerlo seguro. Pero el kayak de Heather tenía una grieta. La miré preocupado porque no había pensado en nada y ella tragó saliva, cerró los ojos como para pensar y me pidió la vela.

Pues entonces pasó lo lista que es. Vale es una frase rara pero ahora la entenderás: tomó un trozo de cuerda y la quemó con la vela. Pero como era una cuerda de plástico el plástico se derritió y dejó que goteara sobre la brecha y se fue cerrando todo. ¡Una reparación de urgencia! Como también se le había roto la pala cogió la pala pequeña, la de tormentas y salimos como cuando vinimos, aunque con todavía más miedo. Y no pasó nada. (Seguro que los orcos estaban borrachos de verdad).

Paleamos muy despacio porque de noche es muy fácil perderse. No nos metimos en el mar, solo dimos vueltas a la isla esperando el alba, conservando fuerzas, moviéndonos lo justo. Y cuando salió el sol fuimos a Ristol. ¡Un barco! Era el canciones de verano, era mamá.

Rápdio, rápido, la descubrirían. Corro todo lo que puedo con el kayak. “Flas, plas, plas”. Me duelen los músculos, mi pala rompe el mar, mi embarcación se desliza. Tengo que llegar y da igual todo. Sargento Mamá se da cuenta y arría las velas, así será más difícil de ver. En cuanto llego le hago la señal de “orcos” que enseñas el puño como si fuera la cabeza de una persona y haces como que le cortas el cuello con la otra mano. Poco después vino Heather y nos recogieron. Ahora estamos de vuelta en Ristol, pero anclados. Toda la gente está con nosotros en el barco, por si vienen los orcos, querida persona desconocido.

Pero sé que no lo harán. Creo. Desde luego Heather no se merece más penas ni mas miedo, ¿verdad?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.