30 de octubre

Querida persona desconocida, te prometí que hoy te iba a contar la aventura de la isla de los frailecillos, pero no me va a dar tiempo de contártela entera porque primero quiero contarte lo que pasó este día. Que bueno, no es tan impresionante pero también es bueno recordarlo. Supongo.

La noche de ayer fue impresionante porque no había ni una nube en el cielo. (Ya sé que no me crees, yo tampoco me creo pero así fue). Y claro había ríos de puntitos blancos y otros colores sobre todo el mundo. En cada una de esas estrellas, según me decía Fantasma Papá podían haber planetas y puede que hasta personas, aunque personas extraterrestres.

¿Serás tú una persona extraterrestre, querida persona desconocida? Sería increíble, aunque implausible. Bueno, más bien increíble e implausible si nos ajustamos al significado propio de increíble, que es más bien que no se puede creer, pero en sentido figurado más bien sería excelente aunque implausible.

Ya, pero no hay nadie en esas estrellas. O si hay da igual puesto que no se comunican con nosotros ni nada. Será como en el mundo ahora, que están casi todas las personas muertas y muchas de las vivas son orcos y goblins y está todo vacío… Esos fueron mis pensamientos viendo las estrellas.


Después el día de hoy fue de ir a colocar nasas en nuestros kayaks. Ya sabes, como otras veces, solo que fue más fácil porque la marea estaba super-baja y el viento muy flojito y bastaba con dejarse arrastrar. Heather ya se maneja muy bien con la pala y sé que pronto estará preparada para las aventuras que vendrán. Pronto = en primavera. También comimos cabello de sirena (es un tipo de alga) y limpets que es lapas en español (es que lo escribí en inglés y no quería tachar).

Ya por la tarde, lo más destacado es que Brianbrian, dice que nos va invitar a su noveno cumpleaños. Sus progenitores de corazón y de alma, porque no genéticos como ya te conté en mi diario antiguo, dicen que se ha inventado la fecha pero que les parece bien aunque con la condición de que no tenga más cumpleaños hasta que pase un año. Aceptamos, por supuesto.


La aventura de la isla de los frailecillos

Primera parte

Todo comenzó el 12 de julio pasado. Hacía muy buen tiempo en nuestra isla, solo llovió dos veces, y Heather comentó que quería ver algo bonito y entonces los Fowers (los progenitores de Brianbrian) dijeron que por qué no íbamos a la isla de los frailecillos. Es una skerry, en realidad, un islote o islita, que está junto a un acantilado y podemos llegar en un día, acampar en la costa de la isla principal y verlos porque estaban criando y muchos de los frailecillos niños estarían aprendiendo a volar. Así que Heather y yo aceptamos, y Brianbrian también se apuntó pero no le dejaron porque es muy pequeño. En fin, mañana te cuento más. Sucede que mis ojos quieren dormir… ya no hay luz eléctrica, solo del sol y las velas y… dormir… adiós.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .