Publicado en haibun

Nueva memoria, haibun

Ante mí nueva costumbre de escribir algo que se parece a un haikú estoy empezando a fotografiar a lo que me parece que merece un poema. Y ya meto la pata porque en verdad todo merece un poema, porque la poesía lo abarca todo. Pero resulta que no he querido sacar el haikú que me estaba naciendo de esas flores de la foto que debería acompañar estas palabras, porque la foto ha robado la brisa y las hadas que en ella se escondían. Pues bien, también esta contrariedad merece un poema, seguramente mejor que el ahora sigue:

calma de viento

flores que no se mecen

¿nueva memoria?