Publicado en poesía

Disco dorado, tanka

disco dorado
arrancado del polvo
de ocres y rojos
brillos maravillosos
ojos aprendices

Mucho antes de aprender el valor del dinero me gustaba tratar las pequeñas monedas como obritas de arte, y gozar nada más con sus brillos, como lo hubiera hecho un mono o, en mis cuentos, un ratón. Hoy, aprovecho este recuerdo para crear mi primer tanka, una forma de poesía japonesa parecida al haikú (o haiku, a gustos).