Publicado en Ficción Interactiva, Librojuego

El juego epistolar: reflexiones

Un año antes escribí una entrada en este blog en el que os llamaba a participar en un juego epistolar. Recordemos que es un juego parecido a un juego de rol o a un libro-juego solo que a distancia, por carta, email, mensaje o señales de humo, entre un narrador/director de juego y un lector/jugador. Básicamente la idea era escribir un fragmento y dejar que el jugador escogiera una acción de entre algunas opciones: una especie de ficción interactiva privada. Déjame contarte como ha ido.

Reclutando

El poder de convocatoria de este blog ha demostrado ser cero a este respecto. Es poco sorprendente debido a que lo dejé tras muy pocas entradas. Sin embargo fue mucho más fácil encontrar un recluta entre los amigos que ya conocía. Otro que, como yo, le gusta la literatura y fantasía. Lo divertido fue que ambos solo compartimos el idioma inglés y como segundo idioma, lo cual supuso un desafío. Vamos una cosa es leer a Shakespeare (a Dickens en realidad) y otra muy distinta escribir como él (o como Joe Dever, a poner un héroe de mi infancia: —la foto es de uno de sus libros). Así que sí, ha sido duro, pero bueno es un juego y no una obra para ser publicada, así que no había miedo.

Planes y realidades

Tenía previsto una aventura muy difícil comparada con los librojuegos que leí de adolescente. Pero mi lector resultó ser un tipo muy avezado en estas lides. El plan era tener muchas pequeñas historias con finales rápidos (y trágicos) pero se convirtió en una historia larga y deliciosamente caótica.

Mi lector poco a poco fue tomando también el papel de escritor, escribiendo los propios diálogos de su personaje, sus pensamientos y emociones al tiempo que sugería cambios en la historia. Si a eso le añadidos que soy un cabra escribiendo, que corro de un lado a otro como si jugara a tener doce años, pues el resultado no podía ser sino un previsible caos; si me perdonáis la contradicción. Pero un caos muy divertido.

El resultado no puede ser publicado. No hay nada parecido a una estructura, y el final se lo dimos por consenso más que como una manera a dar fin a una narrativa. Más o menos como suelen terminar la mayoría de las aventuras en los juegos de rol. Pero ese no era el objetivo desde el principio. Supongo que podría editarlo, re-escribirlo o incluso usarlo de germen para alguna cosa, pero sinceramente carezco de habilidad para escribir ficción en inglés más que a nivel mediocre y eso con esfuerzo. Y si tengo que esforzarme tanto que sea en algo que valga la pena.

Con todo ha sido un experimento muy divertido que me gustaría volver a repetir. A poder ser en español, que siempre me resultará más fácil. Yo os emplazo a que intentéis lo mismo, escribe con alguien un juego epistolar que resulte divertido; guiño, guiño, codazo, codazo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.