Manifiestillo del partido gris

 

Humildemente reunidos, cansados de vanas promesas y aplastados por el peso de las ilusiones que nos vendieron nos constituimos los aquí presentes en el partido gris, que deberá ser escrito siempre en minúscula. Gris ceniza, que no plata será nuestra bandera, vacía de adornos, escudos ni lemas, ni más emblema que la sobriedad. Vivimos en la desilusión, a ella llamamos a todos, para sacarlos de esa locura permanente que es el viaje a la Utopía. Prometemos poca cosa, porque en realidad poca cosa depende de uno mismo y de la misma manera poco depende solamente del poder de un estado, mucho menos de un partido. Y ni siquiera lo que de verdad dependiera solamente de nosotros sabemos si cumpliremos porque de las vetas de maldad de la naturaleza humana no escapa nadie, y nosotros tampoco.

Haremos lo posible por cumplir y hacer cumplir las leyes que ya existan, empezando por las más viejas. No iniciaremos grandes revoluciones, ni espectaculares reformas, sino nos centraremos en las pequeñas cosas que todas las leyes van dejando atrás. Si nos es posible derogaremos leyes o las haremos más sencillas; no impondremos nuevas obligaciones para compensar las normas que se incumplen, salvo que por demérito propio no se nos ocurra nada mejor. Y con esto tan sencillo ya hay trabajo para tres Hércules.

Si el país va bien será porque vosotros y nuestros oponentes lo hagan bien; a nosotros nos basta con remover obstáculos a la felicidad de países y gentes. No tenemos el manual para resolver los problemas del mundo, ni tampoco creemos por un instante que nadie más lo tenga. La ilusión es siempre y casi por definición una mentira, aún sea agradable a oídos y almas. Es mejor llorar ahora, al empezar el camino y llegar a donde podamos que ir a Ningúnlugar.

Os proponemos un pacto no nos aduléis y trataremos de no adularos. Quizás no seamos peores que esa cosa llamada el pueblo y la gente, a la que no adscribimos el dogma de la Inmaculada Concepción, lo que es seguro es que no somos mejores que ustedes, aunque, sin ánimo de ofender y por ser claros, tampoco el pueblo es perfecto. Si nos proponemos luchar por la corrupción lo hacemos porque sabemos que también vendrá de los nuestros. A ellos son a los primeros que debemos criticar; aún a costa de nuestro partido. Quizás eso aleje un poco a los que vienen a medrar, eso y la eterna vigilancia.

Ea, pues, si cometéis el error de votarnos ya sabéis a lo que tenéis que atener, una política a lo de campo viejo y arriero escarmentado, a ir aprendiendo de la experiencia, al sentido común y a poco más. La verdad es que votéis a quien votéis la verdad es que la felicidad depende de ustedes. A nosotros solo nos toca servir, pero en la medida en que cometáis el error de votarnos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.