Diario haikú, ¿haibun?

He empezado sin pretenderlo una especia de diario poético por el curioso mecanismo de escribir un haikú, (acentuado por aproximarme mejor a la pronunciación japonesa), al día.

Lo hago así porque los sentimientos, imágenes y meditaciones que contienen son esencialmente las misma que podrían compeler a otro ser humano y, —por otra parte—, a nadie dañan. Si hablara de las pequeñeces de la oficina, quizás solo interesaran a otro oficinista o me maldijera porque recordarle las miserias del trabajo. Además tendría que bailar con la verdad y la mentira para no ofender a nadie.

La poesía me permite evitar esos compromisos, quizás con mayor libertad aún que la ficción. Con el tiempo, es verdad, ni yo mismo recordaré que sucesos me inspiraron qué poemas; a veces algo tan sencillo, bello y horrible como una mancha iridiscente de diesel en el agua. Pero seguramente sea mejor así; la memoria no es más que la autobiografía que nos confeccionamos a nosotros mismos con retales de realidad y parches de ficción, pero la meditación, esto es, el pensar sobre lo pensado, rescata la verdad de todas las cosas.

crujen las llamas
ante mis pies cansados
cerca la bici

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.