Publicado en haiku

Torneo de alegría, haikú

trinos tras trinos
torneo de alegría
jardín de ciudad

Creo que la longitud de la mayoría de las palabras españolas hace que el haikú deba salirse de la métrica del 5/7/5, que, de forma simplona se ha recoge mucha veces del japonés. Sin tener en cuenta, además, que las reglas de la métrica japonesa no equivale a la occidental, ni falta que hace. Sin embargo me cuesta salirme de esos confines sin sensación de culpa. Las reglas son también cauce de la poesía y sin ellas uno va como perdido. Quizás la solución sería inventar mis propias reglas, pero eso es más difícil aún.