Ficción Interactiva

Lo primero, escribir bien

“Escribir con sencillez es tan difícil como escribir bien”

W. Somerset Maugham

Mucho hay que decir y hacer en torno a las nuevas formas de literatura, o de ficción, o de literatura mezclada, disuelta o salpicada con otras cosas. Pero lo primero, lo que no podemos olvidar es escribir bien. Digo esto sobre todo para quien se dedica profesionalmente, —los que trabajáis por afición, ya bastante hacéis—, el lector merece bellas letras.

Dificultades añadidas

Creo que escribir ficción interactiva es más difícil que una novela de entretenimiento. Tenemos las dificultades de que hay poca tradición, pocas guías, pocos clásicos. También las derivadas de tener que crear tanto un juego, —en muchos casos—, como una obra literaria y las dificultades técnicas de un medio digital. Es mucha carga sobre todo si el autor no cuenta con el resplado de una organización. Pero no es lo principal.

Lo difícil es que el papel del lector cambia. En un juego de rol tradicional, el máster se enfrenta a este reto, pero puede responder a él cuando sucede. Me explico:

“—No, no queremos ir a por el tesoro. Tenemos ganas de explorar ese bosque tenebroso.” 

Y el máster no había preparado nada para ese bosque tenebroso. Debe improvisar y puede hacerlo. El autor de una obra interactiva no puede improvisar, o lo ha previsto en su sistema de juego o tecnología, o debe aceptar la frustración del jugador.

Y en algún momento debemos aceptar esa frustración. Y al tiempo no siempre es mala, porque lo que une el arte al juego es que ambos tienen reglas. Aunque cada pieza, cada partida pueda tener las suyas propias, nada bello existe en el caos.

Bellas letras, o al menos bellos párrafos

Es muy posible que no tengamos control de la obra interactiva. En gran parte cedemos su control al ¿lector?, ¿jugador? Pero sí podemos cuidar la belleza de cada párrafo. Cada cual según sus posibilidades, como mínimo cuidando la ortografía, la puntuación y el resto de las reglas.

Recuerda el día que descubriste este tipo de historias, sumergiéndote en un cuento que jugaba contigo. Nos toca ahora ofrecer a otros esa experiencia.

Por cierto, gracias Joe Dever, te recuerda este Lord del Kai

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s