Publicado en estudiantes, realización personal

Empleo: lo que hagas en la red importa

He declinado una oferta de empleo. Era una buena oferta, pero he preferido mi plaza actual de funcionario.

Sin embargo eso es problema mío.

Lo interesante es me encontraron por lo que he hecho en Internet; en esta web y en otras. No he estado buscando activamente empleo.

Obviamente, hubiera aumentado mis probabilidades si hubiera estado buscando activamente empleo. Así, que sí, tendréis que haceros marketing. Pero esto os lo digo para que sepáis que lo que hagas en la red importa.

Haz cosas buenas, hazte visible y sigue buscando, pero déjate también encontrar.

Publicado en simplicidad

El minimalismo no puede ser individualista

No tengo nada que ver con esta gente. Ponme a cualquier minimalista por delante y seguro que encuentras miles de diferencias.

Precisamente.

Está siendo bonito. Hemos ido explorando el minimalismo, la simplicidad, lo que sea, y hemos compartido lo que hemos encontrado. Hemos construido estos blogs, o lo que sea, y hemos compartido cosas en Internet. Hemos aprendido y re-aprendido de los demás.

Pero, me temo que no basta.

Encuentros programados

Creo que necesitamos programar encuentros; virtuales si no hay otra manera, entre los minimalistas; tengamos blog o no. Aunque quizás los que tengamos blog, tengamos más responsabilidad.

Yo, por mi parte, empiezo a sentir que ya no puedo llegar mucho más lejos solo.

Necesitamos un espacio para el encuentro de calidad. Un tiempo, quizás dos horas al mes, quizás un ocasional fin de semana en un monasterio o en un hotel, en la que solo compartamos y hablemos del minimalismo.

Lanzo la idea al viento.

Publicado en sabiduría

Dónde no puedo equivocarme

Puedo equivocarme en el trabajo y, casi todo, podrá corregirse trabajando más. Puedo equivocarme en el blog, olvidarme de meditar, pasar algún día de hacer ejercicio, y así en muchas cosas.

Pero donde no puedo equivocarme es al volante de un coche.

No porque no sea comprensible cometer un error en una actividad tan difícil, o porque me convirtiera en peor persona tener un accidente; sino porque la naturaleza, la física nunca perdona.

Un accidente no se puede rectificar.

No quiero perder a nadie de ustedes.

Publicado en literatura

Re-escribiendo

8347943011_a350ce20ef_k

CC -by Rachel Menton

Me gusta que mis novelas salgan de la inspiración. Llamadme romántico, si queréis, pero recelo de la planificación rígida de una obra creativa. Sí, planificando es más fácil terminar e incluso vender un libro; pero a costa de una mayor probabilidad de acabar con un libro que, en esencia, ya se ha escrito mil veces. La única posibilidad de aportar algo nuevo es dejar que la locura del inconsciente salga de su escondite.

Pero claro, luego hay que ponerle coto.

Una estrategia para Imi Otherwind

Me gustaría que recordarais a Imi Otherwind y los Príncipes de la Torre, la novela creative commons que estoy escribiendo en línea. Estoy, o más bien estuve, porque la tengo parada con la excusa de que tengo otros proyectos. ¿Y quién no los tiene? La verdad es que, lo malo del inconsciente y todo eso, es que tiende a funcionar un poco como los sueños y los sueños no suelen tener ni pies ni cabeza.

Creo que ha llegado la hora de meterle un poco más de racionalidad a la mezcla desde el principio, re-escribiéndola. Con 10000 Demonios la re-escritura fue más fácil: borrar lo innecesario y corregir errores. En Imi Otherwind, sin embargo voy a seguir tres directivas que ahora defino:

  1. Maravillar

    La palabra clave es Miyazaki. Hay quien dirá que el género de Miyazaki es la “fantasía inmersiva”, pero yo creo que Miyazaki es esencialmente distinto. Lo que hace, mediante el dibujo, la música y la narración, es convertir al mundo y sus personajes en poesía. En, “El Viaje de Chihiro”, por ejemplo, nada es gris, nada es mundano, nada es previsible y sin embargo, todo tiene o llega tener sentido.
    No puedo desde un libro crear la misma experiencia. Ni tampoco pretendo copiar del maestro, pero sería un engreído si no me inspirara en los mejores.

  2. Hacer crecer a los personajes

    Le estado dando vueltas al asunto de las bildungsroman o Novelas de Formación. Creo que Imi me está pidiendo en que no lo deje como el pre-adolescente que es ahora, sino que lo lleve a la madurez. Es más, diría eso de todos los personajes, incluso de los antagonistas. Voy, por tanto, a revisar y expandir lo escrito para incorporar este elemento y ver hasta donde me puede llevar. Todavía quiero mantener a Imi Otherwind dentro de la fantasía y la aventura, pero, al mismo tiempo, darle mayor profundidad.

  3. Escalar el muro de la mediocridad

    Me declaro libre de prejuicios, de seguir las reglas por el miedo a que no guste, no se venda o no se publique. Ya es dificilísimo “vender” de todas maneras. Voy a darme permiso para intentar escalar el muro de la mediocridad, de ir mucho más allá, de arriesgarme, experimentar y jugar con lo bello.
    Sinceramente, ya hay tantos libros, que escribir “uno más” no merece la pena salvo que aporte un nuevo verso a la vida del lector.

Sí, creo que esto es todo lo particular de Imi Otherwind, después viene dar coherencia a la historia, enmendar errores, quitar lagunas, hacer más comprensible el texto, cuidar el estilo y todo ese largo y cansado etcétera, que es, sin embargo, imprescindible para crear algo que merezca la pena.

Publicado en estudiantes

¿Cuántas horas recomiendas para una oposición?

Ayer me llegó esta pregunta. La respuesta es muy sencilla.

Todas las que puedas, todo lo que puedas.

Una oposición, lo vengo repitiendo desde hace mucho, no es como el instituto o la universidad. No existen unos mínimos que debas pasar y ya está. “Aprobar” no sirve para nada sino para el auto-consuelo personal. Una oposición es una competición en la que quien saca más puntos se lleva la plaza.

Por tanto debes prepararte como los deportistas. Todas las horas que puedas, con los mejores “entrenadores” y con la mayor intensidad posible.

Publicado en productividad

Pre-explorando problemas

Ayer, en Ciego por no Haber Visto hablé de la necesidad de abandonar ideas preconcebidas a la hora de afrentar un problema. La idea era que debemos explorar antes de encontrar una solución, y no asumir que conocemos el problema solo por que encaje en nuestras teorías de “sospechosos habituales”.

Hoy quiero recordar un peligro. También al explorar nos llevamos, como si fueran gafas de cristal graduado, nuestros prejuicios y teorías. No podemos liberarnos de ellos, al menos no así de golpe. Más bien nuestra tendencia es adaptar la realidad a nuestras teorías y prejuicios. Ahí va es advertencia.

¿Pero no se puede hacer nada? Sí, si alguna vez te descubres maleando la realidad a martillazos para que quepa en tu teoría; párate y comprueba si no sería mejor malear tu teoría a martillazos para que encaje con la realidad.