Publicado en productividad

El ritual en la oficina

## La ceremonia del té

¿Qué aporta la ceremonia del té a un buen *matcha*? En puridad muy poco; este polvo de té fino y profundamente verde se convierte en una bebida de sabor reconfortante por simple disolución en agua caliente -no hirviente- ayudado por cualquier batidor.

Me he aficionado a un matcha de buena calidad, que encargo en Japón pero nunca he llegado a imitar la ceremonia al mismo nivel que los nipones. Eso sí, busco un recipiente precioso para servirlo, aunque si descubro algún defectillo en su superficie, tiendo a pasarlo por alto y rara vez me paro a admirarlo dándole tres vueltas ante mis ojos.

Bato el te con un batidor de metal, no de bambú y cuando se forman posos en la taza, pues lo bebo con muchas pausas, me basta dar un par de giros a la cucharilla. Si los gusto sin premura es por preferencia inconsciente, pocas veces busco algo en ello. Quizás sólo sea porque mi matcha está muy rico y quiero prolongar el placer.

¿Qué diferencia puede haber entre mi matcha y el preparado en una casa de té japonesa como Dios manda? Seguramente sólo la actitud con el que es recibido y entregado; y eso marca todo un mundo de diferencias. En otras palabras: la diligencia en la preparación transforma la experiencia subjetiva, aún sean mismas las substancia. El té sigue siendo té, pero mis ojos lo miran de otra forma. Y dado que siento mi vida más como una sucesión de experiencias subjetivas a las que doy significado que analizando substancias, parece que me va a merecer la pena aprovecharme de las ceremonias.

Sigue leyendo “El ritual en la oficina”

Publicado en productividad

Productividad para mentes inquietas, primera mejora

# Entradas diarias

Una de los problemas de tener fechas límites para un libro es que siempre se te quedan cosas en el tintero. Además, cuando se trata de un método de productividad que, como PMinq, está siempre en contínuo desarrollo, por necesidad te quedan mejoras que no llegan a tiempo al libro. No pasa nada para eso estará —si es posible— la segunda edición, y mientras tanto tenemos este blog. Venga esta introducción a dar la bienvenida a las mejoras que introduciremos en PMInq; desde aquí introduciré las mías y os animo a todos a introducir las vuestras ya sea en vuestras propias páginas, en las redes sociales o contactando conmigo —estoy donde esos iconitos bajo mi página o en miguel de sabiavida punto com, cambiando el de por la arroba.

## ¿Traspapelado?

En mi trabajo manejamos todavía muchísimo papel. En concreto las solicitudes de los interesados, al menos las de diario, llegan mayoritariamente a través de la vieja _instancia_ o los viejos, a veces obsoletos, formularios. Y donde hay papel siempre hay peligro de que se traspapele algo, ya sea por despiste propio o de cualquier otra persona.Sobre todo es crítico el momento del archivo. Por eso, y esto debo recordármelo a mí mismo, es mejor archivar según se va trabajando, asunto por asunto, uno por uno y no dejar el archivo para un tiempo oportuno que se aleja más en cuanto mayor es la pila de _pendiente de archivo_.

La idea se me ocurrió con esto de los recortes. Como sabréis los españoles a muchos de los funcionarios interinos y personal laboral temporal les han recortada la jornada y el sueldo un 20%. En la práctica esto se ha resuelto dando flexibilidad en el horario, de suerte que muchas han optado por trabajar un día menos a la semana, un 20% de la semana laboral. Una de estas compañeras era quien llevaba la recepción de las minutas tarea que no estaba entre mis habilidades. En fin, que los primeros días, mientras me adaptaba a la nueva situación, opté por anotar todas las entradas de ese día en mi diario con la idea de que pudiéramos seguir trabajando y que cuando la compañera volviera pudiera hacer su magia con la minuta.

En fin, aburridos líos de administrativos, que quizás no os interesen mucho.

## Una solución sencilla e interesante
Sigue leyendo “Productividad para mentes inquietas, primera mejora”

Publicado en productividad

Uno, grande y de texto

De las grandes virtudes de los archivos de texto plano no hace falta que os hable. Bueno, sí, que siempre llega a nuestro blog alguien nuevo. Para abreviar pongamos una aclaración y una lista.

Aclaración

Texto Plano no es un archivo de Word. Texto plano son esos archivos sencillitos que terminan en .txt y que contienen exclusivamente letras, números, signos de puntuación y algún código oculto (en plan “fin de línea” no en plan “fin del mundo”)

Ventajas de los archivo de texto plano:

  • Rapidez
  • Se abren en cualquier ordenador, tableta o chisme 1
  • Tamaño compacto
  • No distraen

No tengo tiempo de convencer a nadie, así que probadlo y decidid. Volvamos al asunto principal.

Un archivo de texto para las notas

Antes que nada, estoy trabajando básicamente con dos grandes archivos de texto: uno para las notas relativas al trabajo y otra para las notas personales: que básicamente es todo lo demás. Ambos están sincronizadas en la nube2 por lo que puedo acceder a ellos desde cualquier sitio. En último caso, siempre tengo un cuaderno a mano para las notas más, vamos a llamarlas así, temporales, de la misma manera que otros usan post-its.

Y que yo también usaba hasta que vino lo de la crisis y nos volvimos todos ecologistas.

Dicho voy, en forma de diálogo, a explicar qué es esto del archivo único de texto y cómo trabajo con él.

¿Qué es?

Bueno, un archivo de texto plano en el que tengo todas mis notas. En mi caso, porque la idea original3 no es mía, es un archivo estructurado, usando etiquetas markdown4, de la siguiente manera:

  1. # Categoría
  2. #Etiquetas de la categoría (como si fueran #hashtags de twitter)
  3. ## Título de la nota
  4. #Etiquetas de la nota (como si fueran #hashtags de twitter)
  5. Contenido de la nota
  6. ## Título de la siguiente nota, etc
  7. # Categoría 2
  8. #Etiquetas de la categoría 2(como si fueran #hashtags de twitter)
  9. ## Título de la nota 3, etc

¿Cómo trabajas?

Secuencialmente. Cuando introduzco una nota nueva siempre voy al final de la categoría adecuada y añado la nueva nota, asignándole un título y una o dos etiquetas.

Si no hay categoría creo una categoría nueva al final del fichero y añado la nota normalmente.

Para buscar la información uso la función de búsqueda de mi editor de texto. No busco visualmente. Repito, no busco, visualmente. En vez de eso busco con los #hashtags (que siempre inicio pegado a un # por si no te habías dado cuenta) o directamente por todo el texto.

¿Y funciona?

Muy bien.

En realidad, solo existe una dificultad para trabajar bien con ellos: la costumbre, o el hábito. Y no digo esto para rellenar, porque sin el hábito, ninguna aplicación funcionará, aún la más sofisticada. Si quieres que esto funcione deberás tener la disciplina de anotar todas tus notas en un mismo archivo

¿No sería mejor muchos archivos de texto?

No. La razón es que no hay límite a los archivos de texto —o de otra clase— que vas creando. Creo que tu propia experiencia puede dar fé de ello. En vez de eso, sé que todo lo de mi trabajo está en un archivo.

Alguna excepción podría ser un proyecto extraordinario: una novela o emprender una carrera universitaria —para estos ámbitos crearía un solo archivo de texto—.

¿Y no sale un archivo mega-gigante?

Para tus ojos sí, para la función de búsqueda de un editor de texto, no. Es pan comido.

Repito, de nuevo, no busques visualmente.

¿Y por qué no evernote o…?

  • Muchapasta.com compra evernote, las cuentas ya no será gratuitas, la gente protesta pero muchapasta dice que “para dar un servicio de calidad, blah, blah, necesita ganar pasta, blah, blah, blah, así que lamentablemente
  • Monopolizadores Inc. compra evernote, después de tres meses lo cierra alegando que…
  • Un archivo de texto lo puedes adaptar tú mismo a tus necesidades
  • Es más rápido
  • Más simple

Bueno, probadlo, probadlo y me contáis. Yo estoy tan convencido que posiblemente, este pequeño post se convertirá en una sección o incluso un capítulo de una posible segunda edición de Productividad para Mentes Inquietas.


1: En ocasiones el texto puede aparecer en “chino”. Esto puede pasar si editas el texto en Mac, por ejemplo, y luego lo abres en Windows of Linux. Pero tiene fáciles soluciones: o ajustas la codificación al abrir o grabas todo como UTF-8, que es el estándar web. Más detalles en el manual de tu editor de texto

2: En mi caso, dropbox.

3: Life inside one big text file

4: Markdown es un sistema de marcado de texto entendible tanto por máquinas como por los seres humanos. Por ejemplo, un enlace se escribiría [enlace](http://www.enlace.com). La web está plagada de información, si os interesa.

Publicado en sabiduría

Nadie debe morir

> Nosequién mató a alguien y luego se suicidió.

Y hay quien le da por pensar:

> Ojála lo hubiera hecho al revés.

Pero la verdad es que nadie debe morir. Ni por esa cobardía patética y mentirosa que es la violencia, ni por sufrimiento, ni por ver más salida que la muerte. Nadie debe morir. Morir, matar no arregla nada, ni siquiera consigue que otros sufran como tú, porque solo tú sufres como tú sufres. Crea eso sí, otros sufrimientos y otros odios.

No sé que siento cuando pienso en esta clase de asesinos suicidas. Desde luego no hay admiración de clase alguna, tampoco comprensión, ni siquiera curiosidad. No me fascinan. No tendría nada que decirles después de eso. Tampoco odio, supongo porque nunca me ha llegado demasiado cercanos. Como mucho ira, pero tampoco me dura demasiado. Tengo solo un corazón y el dolor que siento por las víctimas no da espacio para nada más.

Por eso prefiero hablar antes, por si es posible que sirva de algo; porque antes del crimen siempre caben palabras. Y estas palabras son que nadie debe morir. Que el mundo siempre es más grande que nuestro dolor. Tómese una mochila, camínese hasta el fin de los mares. ¿Qué puede perder quién está dispuesto a matar y a matarse? Nada. ¿Por qué no entonces, en vez de eso, emprender grandes cosas?

O, ¿por qué no?, mejor, ¿poner orden en la propia casa? ¿Qué no sirve de nada una terapia? Pruébese otra. De nuevo, ¿a qué se puede tener miedo? A nada debería temerse más que convertirse en asesino.

No sé que decir, me falta formación, supongo. Lo único que sé, claro como el día, es que nadie debe morir.

Publicado en realización personal

¿Nos equivocamos de héroes?

Estamos en tiempos en los que se llama héroes a quienes tienen hambre de triunfo. No basta una liga, sino dos, tres, cuatro. No es suficiente un tour, ni tampoco siete. No basta con ser mujer, hay que ser la super-woman de los anuncios: madre, hermosa, feliz, empresaria de triunfo, cocinera esmerada, perfecta anfritiona, culta, alegre, deportista, responsable de todo y consejera de Dios por las tardes, mientras se busca más, siempre más.

¿Pero es eso signo de buena salud mental?

¿Cuántos tours querrías que ganara tu hijo antes de ser feliz?

A lo mejor los héroes están en nuestro barrio, jugando al fútbol con nuestros hijos, o levantándose a las cinco de la mañana para “correr un rato” a la tenue luz de la aurora.

Publicado en realización personal, sabiduría

Los hábitos del entorno

Durante mucho tiempo he creído que podemos hacer muy poco por los hábitos de nuestro entorno. En otras palabras tenemos, más o menos, el control sobre nuestras propias acciones: de suerte que con voluntad y la técnica adecuada podemos ir eliminando hábitos desfavorables y adquirir hábitos mejores. Sin embargo, no tenemos el control sobre las acciones de otras personas, por lo que, salvo que seamos educadores o terapeutas o algo por el estilo, no hay mucho que podamos hacer a ese respecto.

O eso pensaba.

Pero luego me he ido dado cuenta de una cosa: los hábitos forman parte de los vínculos entre la personas. No he hecho nada que se parezca a un experimento científico, pero considerad un momento mi conjetura. Digamos que empiezo a entrar en twitter menos de tres veces al día, por poner algo. Lo lógico es que yo twitee menos y apareciendo menos en twitter genere menos respuestas. Supongamos que me dedico a ver la tele por las tardes, ese tiempo lo quito del necesario para relacionarme con mi familia o escribir en este blog. Como resultado mi familia se relaciona menos conmigo o recibo menos comentarios de vosotros. O digamos que soy un estudiante y dedico tiempo a estudiar más y mejor. Los buenos resultados favorecerán que mis hermanos pequeños hagan lo mismo, no solo por un ejemplo mimético, sino porque se dan cuenta de que funciona.

Hoy me encuentro frecuentemente con la bandeja de entrada de correo en blanco. Como resultado tengo más tranquilidad y sé que no necesito comprobar el correo a cada momento. Aquí no viene tanto como resultado de la relación inter-personal, sino más bien de mi relación con el entorno. Al ir borrando suscripciones a un sinfín de listas de correos y notificaciones varias, me he quedado solo con lo esencial. En cierta manera he “convencido” al correo electrónico para que sea menos _plasta_ conmigo. O digamos otra cosa: si creo el hábito de comer dulces engordaré, el mundo me tratará como gordo y esperará que me gusten los dulces, y me los ofrecerán más, con lo que engordaré más. Si por otro lado me creo fama de que no me gusta gastar dinero –por poner otro ejemplo– la _gente_ irá dejando de ofrecerme comprar cosas raras.

Bueno, pues hasta aquí mi conjetura. Pensadla un poco y ved si la podéis desarrollar.