Publicado en estudiantes, productividad

Ojos de kaizen para estudiantes

CC Alan Cleaver

¿Y qué es el kaizen? ¿Quieres la definición aburrida? ¿La que repiten un montón de blogs sin parar para venderte libros de kaizen?

Pregunta tonta.

Vamos a la que a mí me vale:

Kaizen: Actitud contínua de mejoras sistemáticas que…

Vale un rollo, a ver si me sale mejor

Kaizen: es mejorar poco a poco, todos los días y siguiendo un plan. Y ese plan se elabora con la experiencia de otras personas que llevan toda la vida haciendo kaizen.

Mucha gente se piensa que kaizen es hacer un “evento kaizen” y mejorar todo lo posible un par de días y luego te vas olvidando hasta la siguiente vez. Es normal porque las mejoras se suelen hacer así, pero el kaizen es diferente. Es poco a poco, pero o es todos los días o no es kaizen.

Y luego hay que seguir un plan. ¿Qué plan? Bueno, no es tan complicado

1- Descubrir que va mal

2- Proponer una mejora sencilla

3- Aplicarla

4- Documentarla y Compartirla

La parte más difícil, me parece a mí, es descubrir que va mal. Bueno, al principio es muy fácil, porque siempre hay muchas cosas de las que la gente se está quejando todo el tiempo. Si eres estudiante seguro que te das cuenta de que hay cosas que te salen mal o incluso y,

esto es lo más importante,

de los errores que cometes en tu forma de trabajar. No sé, ¿a lo mejor eres de los que subrayas todas las palabras del libro? ¿de las que no repasas? En fin, tú sabrás, y si no sabes tú pregunta a un profesor, que estará encantado de repasarte a tí.

Empiezas con el kaizen tan feliz, consigues esas mejoras, sientes que has ganado un campeonato del mundo y… ¿luego qué? Pues luego tienes que empezar a mirar con gafas de kaizen, porque ya los defectos no son tan obvios.

Veamos una lista breve de algunos defectos muy comunes:

a) defectos de programación

Es cuando no anotas los deberes o los escribes mal: por ejemplo pones “Trabajo de Ética” y piensas que no se te olvidará que tienes que hacer un comentario del libro “Ética a Nicómaco” pero te olvidas y acabas haciendo un comentario a “Ética a Amador” que es otro libro. Mal rollo.

Es cuando no apuntas bien lo que tienes que estudiar o lo que no tienes que estudiar y luego ves que nadie en clase sabe el tema 4, que repasaste seis veces y que no entraba en el examen.

Como estudiante de primaria, es relativamente sencillo programar bien. Basta seguir lo que diga el maestro, pero siempre hay que anotar lo siguiente:

Trabajo de Ética: Comentario del libro “Ética a Nicómaco” respondiendo a las preguntas del libro de ética de la página 34 | Terminar antes del día 5 de Mayo de 2012

Como ves sólo se trata de anotar concretamente lo que hay que hacer. Ya sabes cuál es tu proyecto. Si es un proyecto muy complicado ahora puedes dividirlo en tareas pequeñas. (Conseguir el libro, leerlo, subrayarlo, contestar las preguntas, pasarlo a limpio).

b) Defectos de organización

Esto puede ser porque:

Situar necesarios: -no tienes las cosas que hacen falta para trabajar, o las tienes muy lejos.

Separar innecesarios: -muy común: tienes cosas en tu mesa de trabajo que no sirven para trabajar, y lo que no ayuda distrae.

Suprimir suciedad: -peor que innecesario, es todo lo que estorba y fastidia, pero sobre todo polvo y mugre.

c) Defectos de objetivos

Es cuando te conformas con menos de lo que la gente merece o de lo que tú mereces hacer. Sucede porque no te respuestas suficientemente a tí mismo, o no respetas a los demás, incluyendo padres, compañeros y profesores.

Es como una tienda que no respetan a los clientes, o un cocinero que no respeta a sus comensales; o un deportista que no respeta a su equipo. Estos nunca pueden ser buenos porque ni siquiera lo intentan.

Antes de entregar un trabajo preguntáte: ¿estoy orgulloso de eso? ¿qué dice de mí? ¿se merece mi clase que haga eso? ¿y mis padres? Si los deberes se vendieran, ¿me los compraría alguien?

No voy a decir que tu tarea eres tú, porque es mentira. Pero es una mentira que la gente se creerá. Y lo peor, que tú también te acabarás creyendo. Al final, aprendiendo a respetar a los demás aprendes a respetarte a tí mismo. Si mejoras cualquier tarea, por pequeñita que sea, acabas mejorándote a tí mismo, y a tu familia y a tu país, incluso al mundo, aunque sea en algo pequeño.

Peligro: Perfeccionismo.

El perfeccionismo es cuando perdemos el tiempo en mejoras extraordinarias que no sirven para nada. Por ejemplo, no hace falta que hagas tu apuntes en pergamino y con letra gótica. Con que estén limpios y se entiendan vale. Tampoco hay que llenar todo de dibujitos, ni pasar mil horas buscando el tipo de letra perfecta.

Piensa para que sirve cada cosa; todo lo que se salga de eso es innecesario. Por ejemplo un cuchillo de cocinero debe ser cómodo, seguro, con un filo que corte muy bien sin trabarse con nada y un acero con el temple justo, que no se rompa ni se melle. No tiene porque tener piedras preciosas ni adornos de oro.

Lo mismo tus deberes. Haz tu sumas con letra clara, que se entienda, con las líneas rectas y amplios espacios en blancos: pero no hace falta que escribas en letra inglesa ni hacer florituras raras.

La próxima vez

Con esto terminamos esta segunda parte; en la próxima seguiré desarrollando esta línea.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.