Publicado en ética

Sé tu propio dios: 16 maneras de arruinar cualquier diálogo

Primera.

Conoce esta verdad primera, sea “Yo sé más” tu mantra. Convéncete sin lugar a dudas, ya seas profesor o estudiante, padre, madre o hijo, viejo o joven que “Yo sé más”.

Segunda.

Los malos entendidos no existen. No importa lo que ellos digan, siempre es un ataque personal. Éstate alerta.

Tercera.

Sólo exiten tres razones por las que ellos están en desacuerdo contigo. Es porque ellos son:

  • Estúpidos; si no te entenderían.

  • Malvados; te entienden, pero no quieren reconocerlo.

  • Despistados; no se concentran, no atienden a tus sabias palabras.

Cuarta.

No confies en nadie. Ante la duda, supón que ellos intentan engañarte.

Quinta.

Si no lo entiendes sube el tono de voz. Grita si es necesario..

Sexta.

No pasa nada por usar un argumento falaz, si tus ideas lo merecen. No temas contar una pequeña mentira si es para el beneficio de una mejor verdad. El fin justifica los medios.

Séptima.

Sobre todo. Esto es muy important. ¡Nunca escuches! Nunca cometas ese error; tú ya lo sabes todo, así que cualquier cosa que ellos te dijeran sólo serviría para confundirte…

Octava

Un insulto sutil les hará más vulnerable a tu ágil oratoria.

Novena

Habla sólo de lo que a tí te importa. Eso siempre es lo más importante y merece repetirse millones de veces.

Décima

Interrúmpeles tantas veces como sea posible, pero no dejes que ellos te interrumpa. De todas formas no tienen nada sensato que decir.

Décimoprimera.

Hazles saber que no confías en ello. Repítelo varias veces si es necesario.

Décimosegunda.

No olvides mencionar que odias sus equivocadas ideas políticas; búrlate de su raza, nación y religión -o de su carencia de religión- porque la tuya, como es evidente, es mejor.

Décimotercera.

Hazte la víctima. Aprovecha todas las oportunidades para llorar por lo mal que te tratan. Jamás consideres que tus palabras puedan haber sido, si quiera, un poquito duras. Aunque así fuera, se lo merecían.

Décimocuarta.

Tu nunca ofendes. Ellos siempre.

Décimoquinta

El diálogo significa que ellos aprenden de tí y no al contrario.

Décimosexta.

El objetivo del diálogo es que ellos sean, en tanto es posible, un poco más parecidos a ti y que, reconociendo tu superioridad moral, intelectual y espiritual, te sirvan por los siglos de los siglos.

Aylan McOdyscache contribuyó con esta. 17ª: Nunca ofrezcas simpatía. Tus problemas son peores que los de los demás, de cualquier manera. No les dejes que te roben la compasión que te mereces.Y
Por último, no olvides comprarte una estatua de tí mismo, para que puedas adorarte, quedará magníficamente…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.