16 de diciembre, diario de Guille

Querida persona desconocida, pienso en mi tristeza de ayer y me temo que voy a tener que dejarla para después de Navidad. Digo me temo porque siempre es difícil dejar la tristeza cuando lo que quieres es estar triste. Pero tengo que estar feliz por los demás, porque nadie más quiere estar triste.

El día de hoy la normalidad absoluta, aunque Lucas la ha vuelto a liar. Parte 1, la normalidad absoluta, por eso me refiero que el tiempo ha tenido lo normal de lluvia y viento que puedes esperar por aquí, ni granizo, ni nieve, ni nada de eso, y con ratitos de sol también, aunque el día se nos hizo demasiado corto. Por que lo es. Los Sax han hecho unas lámparas de velas muy ingeniosas, que es como un palo y una casita para la vela y la casita tiene como un tejado con los aleros muy largos. Así se protege la vela del viento y del agua pero aún tienes luz apuntando hacia debajo; lo justo para no meter los pies en todo el barro o despeñarte. Como son tan gentiles nos han regalado una y ahora no tenemos que salir tan corriendo a nuestra casa-faro.

Parte 2, Lucas la ha vuelto a liar. Pues resulta que un niño de los Sax, Rob, le llamó orc-kid a Lucas. (Y no, no quería decir orquídea, sino niño orco). Y Lucas cogió una maceta y la estampó contra la pared y se fue corriendo hasta la playa y hasta se metió en el agua andando. Fue entonces cuando lo vimos Heather y yo y, claro, fuimos a por él. Lo conseguimos tranquilizar, pero creo que por el frío. Después aparecieron los Sax y nos enteramos de todo. Los Sax han reñido a los dos, a Lucas también aunque Heather le pidió que no lo hiciera y no ha pasado nada más. (Pero Heather está intranquila)

Por eso, por Heather sobre todo tengo que dejar mi tristeza por no ser un buen amigo y eso, aunque quiera estar triste. Bueno, no quiero estar triste en verdad, es que no sé como lo puedo explicar, es como si estar alegre fuera una mentira y no quiero mentir. Heather también prefería que Lucas estuviera con nosotros, pero es lo que hizo y seguro que es por mi culpa.

Pero no debo estar triste, voy a cantar y a bailar con Laika y Heather, a olvidarme de eso. La, la, la, laaa..

Imagen de un servidor de usted

de Miguel de Luis Espinosa